lunes, 13 de agosto de 2012

ENSAYO DE LA TONTERÍA


Por más inverosímil que parezca nadie había hecho un ensayo sobre la tontería hasta que Rosalinda sentó precedente. Buscaba el equilibrio manipulando los caprichos de la imaginación, pero siempre terminaba por resbalarse en el cenagal de la melancolía. Le faltaban palabras y le sobraban pensamientos. Jamás confesó a su hombre que no había sido la casualidad quien los unió cuando la noche invadió los últimos rayos del ocaso. Deliberadamente, forzó la realidad haciendo un pacto con la verdad para no prescindir de él.
                          Aliviaba  las arrugas del alma construyendo puzles sin fisuras con los añicos del autoengaño. Volaba por encima de sus desaires o cabalgaba sobre el laberinto de sus mentiras mientras barría los silencios de la compenetración inexistente. Cuando se marchó solo le quedó la sonrisa congelada en el instante de una imagen no gastada por el tiempo.
                        Las compasivas madrugadas continúan llegando puntuales para retirar las mantitas que cubren sus ojos y asomarla al abismo de la ilusión donde se aferra al recuerdo inventado en que nada importaba porque él la vivía. Desconoce si sueña la situación o la situación la sueña a ella, pero mantiene vivo el ritual matutino de contener el aire para llevarlo a su boca cuando le falte el aliento.

47 comentarios:

  1. Tal vez todos tengamos algo de Rosalinda; algunos poco y otros mucho.
    Dicen que la realidad es una construcción y la de Rosalinda tenía bases demasiado chicas y con nada cayó.
    Otros dicen que puede negarse la realidad, lo que no pueden evitarse son sus consecuencias, tal vez Rosalinda no lo sabía. O tal vez prefirió vivir en esa realidad ¿quién sabe?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. James, sin duda, creo que casi todo el mundo pasa en algun momento por el síndrome de Roalinda, sin que sea tan exagerado.

      Saludos

      Eliminar
  2. El enamoramiento, creo, es siempre eso: contarse un cuento para vivir en él, pero que el cuento sea bueno y largo, depende no sólo de un personaje, sino de dos... porque se escribe a dos manos. Normalmente sólo una escribe la palabra FIN cuando se da cuenta de que se le ha acabado la tinta y el otro personaje se reserva la suya. No pasa nada; siempre hay más bolis y sólo tienes que conservar las ganas de escribir y vivir el cuento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Flavia, el cuento debe ser construido y contado por ambas partes.
      Que alegría verte por aqui y dando tu valiosa opinión de profesional.

      Un besazo

      Eliminar
  3. Querida Pilar, has hilvanado tu relato con maestria. Tu forma de componer los relatos mueven a uno los entresijos del alma. Mi Enhorabuena amiga. Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eva, guapísima, consigues sonrojarme :)
      Muchas gracias y un abrzo grande

      Eliminar
  4. vemos lo que queremos ver, y nos agarramos a un clavo ardiendo para soportar la soledad, el desamor, el final. Imagino que todo vale para que duela menos la ausencia.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ana, así ocurre como dices en muchas ocasiones y que triste resulta...
      Un abrazo

      Eliminar
  5. Un escrito muy bien construido y que nos sumerge en el abismo de la soledad.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mercedes! :)...pues sí, es una pelota cuesta abajo

      Un abrazo

      Eliminar
  6. Rosalinda solo querìa compañia, aunque se encontraba sola en aquella historia imaginada por ella.

    un abrazo

    fus

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fus, creo que Rosalinda quería el amor de alguien que no le correspondía.

      Un abrazo

      Eliminar
  7. Pues si, a veces somos tan, Rosalinda.

    Muy buen relato Pilar.

    Mis saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. SIIIII Alborada, menos exgeradas pero ocurre..
      Muchas gracias
      Saludos

      Eliminar
  8. La soledad vista de esta manera no me parece tanta soledad. Es importante recrear y soñar situaciones que llenen ese espacio que aparentemente parece solo, y casi nunca lo está. Me gusta mucho como escribes, tienes la facilidad de saber mezclar lo etéreo con lo terrenal, crear imágenes preciosas y acercarte a la poesía en el mismo espacio de tus líneas. Al menos así lo veo yo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Malena pero con mesura o se puede perder el norte.
      Con tus halagos mepones colorada.
      Un abrazo enorme :)

      Eliminar
  9. El recuerdo se convierte en ritual de la ilusión y la fantasía y así se eterniza y cristaliza en el subconsciente. Ya no se sabe donde empieza el sueño o termina, o quizá todo es lo mismo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. grato volver mi pasos hacia este destino en el cual encuentro sabiduria a traves del conocimiento. Es importante expresar lo que siente uno sobre cualquier tema que circule por la mente y darle una autenticidad que sirva para enmarcar tan distinguido texto.
    Un placer recrearme con tan bonitas palabras y sentimientos..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Grato es para mi que regreses a este humilde espacio y dejes tan bellas palabras.
      Muchas gracias Paco
      Un abrazo

      Eliminar
  11. Bueno, me ha parecido un relato con más poesía que prosa.
    Si tuviera que decirte un sóla palabra te diría que: genial.
    La historia trancurre a través de un desengaño, una ruptura, sí,pero lo hace inmersa en un lenguaje poético de primera clase.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ohma, agradezco tu opinión que se asemeja a la de Malena. Aunque la verdad, de poesía no tengo la menor idea :)
      Besos

      Eliminar
  12. Estimada Pilar!
    El sombrero me lo tengo que quitar yo! un relato al que no le pido nada, bueno solo una cosa, que las compasivas madrugadas, tardes, noches, medias noches retiren esas mantitas para que asi a cualquier hora que quiera leerte pueda admirar tu belleza hecha palabra!
    Cuantas veces no he inventado yo recuerdos? miles de veces! un ejercicio que fortalece la imaginacion!

    La ultima linea guarda, piezas de tenacidad, amor, esperanza. Un buen final para una buena obra!

    Excelente Pilar, de la manera mas sincera que existe te digo inspiras!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya Omar,.....sin palabras. Eso si, mis cachetes como un pimiento.
      Muchas gracias!
      Un abrazo

      Eliminar
  13. Es muy bueno lo que te he leído en el blog.
    Gracias por invitarme a leerte.
    Es un honor para mí seguirte.

    Y ha de haber muchos tontos sueltos ejerciéndose en el arte de la tontería, o de la hipocresía para con uno mismo, diría yo.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por venir. Ya me pasé por tu blog y me gsutó mucho.
      Y si..hipocresía o autoengaño existe más de lo qeu creemos.
      Un abrazo

      Eliminar
  14. Siempre nos engañamos. En el amor para no autoflagelarnos, mantenemos la ilusión de que volverá, o nos mentimos, poniendo en la escena de todos los días un amor que ya no vive. UN abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carlos, pocas son las personas enamoradas que cuando llega el desamor no tratan de autoengaño...:)
      Un abrazo

      Eliminar
  15. Te juro que llevo ya cuarenta intentativas de ensayos...
    Éste de la tontería me ronda la cabeza y me da ínfulas de equipararme a Rosalinda.
    ¡Qué bien lo has tejido!
    Un abrazo grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja Pilar, que buena salida has tenido.
      Muchas gracias
      Un abrazo enorme!

      Eliminar
  16. Una maravilla que entretejes de pura poesía con una historia tan común y frecuente.
    ¡Chapeau!, me inclino ante tu relato-poema y ojalá surgiesen historias tan bien contadas de las muchas tonterías que solemos hacer.
    Esto sí es fascinante, Pilar.
    Abrazos y felicidades.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mafalda, muchas gracias. me alegro que te haya gustado pero...¡que manera de sacarme los colores po rdiosss! jaja
      UN abrazo!

      Eliminar
  17. Un relato con aroma a poesía de la buena.
    Yo tengo la sensación de que todos, alguna vez, intentamos escribir ese ensayo. Tal vez sea una suerte que no lo hayamos conseguido.
    Nostálgico y musical. Me gustó, sí señor...
    Un beso.
    HD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Humberto, sin duda, es una mala lotería a quien le toque experimentear tan nefasto ensayo.
      ¿Musical?...:), eso no lo entendí.
      Besos

      Eliminar
  18. A veces mezclamos las ilusiones con la realidad.

    SAludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :) Quizás sea que la realidad la teñimos de ilusiones
      Gracias por tu visita
      Saludos

      Eliminar
  19. ¡Precioso como escribes! Me encanta y quiero seguirte lamentablemente si no me hubieras comentado te hubiera perdido el hilo. Salgo a comentar por mi lista de blog y al no tenerte en ella pierdo actualizaciones. Si te parece te enlazo en ella y tu me enlazas también. Avísame si lo haces.

    http://nidaeldore.blogspot.com

    Besos desde Argentina

    ResponderEliminar
  20. Ya te he enlazado con lo que podremos intercambiar lectores de ahora en más. Con relación a tu comentario en mi blog te repito: Escribes muy bien.

    Saludos

    ResponderEliminar
  21. Muchas gracias Daniel. Seguimos en contacto.
    Saludos

    ResponderEliminar
  22. Rosalinda viviò y se construyò su amor, como si de un sueño formara parte, siempre guardò la verdad de aquella historia, pero el amor hay que construirlo desde la complicidad, pienso que Rosalinda se equivocò.

    un abrazo

    fus

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno Fus, también es cierto de que él le mentía con un amor inexistente...Y, cierto, se equivocó en el momento en que pasó por encima de su ego para no perderlo...pero, el título ya lo anuncia: Ensayo de una tontería.
      ¡El síndrome de Rosalinda! ¡pobrecilla! :-))

      Gracias por tu comentario

      Un abrazo

      Eliminar
  23. Qué lindo este relato!!! Me ha gustado mucho. Acabo de descubrir tu blog...
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Eva. Me pasaré por el tuyo.

      Saldudos

      Eliminar
  24. Tengo que pasarme con calma por aquí..venía a agradecerte tu cálido comentario y me he encontrado con un blog y una escritura estupendas, lo dicho...¡volveré!

    Mil gracias.. :)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Mariló. Claro que si, seguimos viéndonos. Un abrazo

      Eliminar

Gracias por ayudarme a hilvanar :)