lunes, 1 de octubre de 2012

FLORES PARA UN NADIE


La existencia de Tasish está basada en el desaliento. Reconocimiento y orgullo no le fueron arrebatados; nació con esas carencias tatuadas. Sus mejores vivencias las obtuvo de un sacerdote europeo que reunía a los niños de la casta de los intocables. Contaba historias que le han servido para soñar durante toda vida.
                    Hoy, más que nunca, necesita regresar a la magia de cohabitar con la fantasía de ser un militar del Imperio Británico, a las órdenes directas del último Virrey de la India. Tiempos difíciles. Su esposa Margaret, aguarda estoicamente los alejamientos cuando acompaña a Lord Mountbatten en las negociaciones con el Mahatma, y con Nehru. La próxima semana emprenderá viaje a Londres. Urge llevar mensajes de máxima importancia a W. Churchil, ya que, Ali Jinah continúa forzando la independencia de la región del  Pakistán.
                    Durante sus largas ausencias, Margaret no asiste al British Club. Sin embargo, ha creado una corte de damas que se reúnen, en su residencia, montando varias mesas de, cuatro jugadoras, en partidas al legendario majhong. El de su esposa, como todos, es de marfil y bambú, con la diferencia de que el suyo lo encargó a un artesano de Pekin, a quien envió un colmillo de elefante de considerable tamaño. Dieciocho meses tardó en hacer el grabado de las fichas y de sus iniciales, entrelazadas, en el lateral de cada una de ellas, pero llegó a tiempo para el aniversario de bodas.
                    Está orgulloso de Margaret, es la anfitriona perfecta. También recibe a las primeras esposas de marajás y nababs sin distinción de origen indio o musulmán. Se dice que los flamboyanes más hermosos de Nueva Delhi están en los jardines de Lady Hilltower.  Bajo sus sombras, toman el té entre confidencias y risas de complicidad
                    La crueldad de otra expectoración carmesí, lo arranca del hermoso recuerdo inventado para estrellarlo contra su miserable realidad en Calcuta del 2004. La fila no avanza. Hace rato recogieron cadáveres de quienes no aguantaron la espera. Debe resistir, debe llegar a tiempo de vender sus órganos antes de morir.
                     Está consumido como ricshow. Le fallan las piernas. Ya no puede correr arrastrando un carro con el peso de uno o dos turistas bien alimentados. Aunque, su mayor dolor continúa siendo la brecha abierta en el alma desde que su hijita, de doce años, llegó llorando, dolorida, maltrecha...usada por un occidental. Hasta los diecisiete se prostituyó y ayudó al sustento familiar; pero la gastaron. Ahora es una miserable más que nadie desea. Algunos hijos enfermaron y salieron rumbo a Varanasi para morir en el Ganges. Desconoce si consiguieron comprar madera para la cremación  y, así, evitar reencarnarse en la misma casta.
                    La fila, apenas avanza centímetro a centímetro, “¡Tengo que llegar!” piensa angustiado. La mujer de atrás  cae sobre su espalda. Intenta ayudarla pero, carece de fuerzas, Anochece y se hace pasto de las cucarachas. Por primera vez nota el hedor del que se quejan otras castas. Sin embargo, prefiere tener un cadáver cerca que convertirse en festín de ratas. A través de la camisola se palpa las costillas. El  único tesoro lo tiene bajo los huesos de su saco de piel.
                     Al fin ha llegado, ¿o es otra realidad inventada? piensa incrédulo. Una voz le ordena que se desnude y se acueste en una camilla. El respeto le impide mirar a la cara. Lo tocan, le aprietan el vientre, le suben los párpados  y le enfocan una luz insoportable.
                 Las corneas están Ok. Puede que el corazón también  tenga salida calibran entre ellos.
                 Mírame a los ojos y escúchame bien  enfatizan, mientras Tasish pone rostro a una de las voces.
                 Regresa a las cuatro de la madrugada. No te pongas en cola. Entra por la puerta del otro lado del edificio y trae a tu mujer para darle los cuarenta dólares. No te dolerá. En media hora habremos terminado. Ahora, llévate cinco kilos de arroz a cuenta— A pesar de ser un nadie, lo ayudan a incorporarse. "He desterrado el hambre de mi familia” piensa lleno de esperanza, a la vez que tose tratando de controlar el esputo que llega a continuación.

Pilar Cárdenes R.


68 comentarios:

  1. Magnífico, Pilar, me mantuvo en vilo todo el tiempo.
    Por suerte no conozco esta realidad que has plasmado a la perfección,pera la imagino.
    Terrible saber que así está montado esto que llamamos vida.
    Felicidades!!!
    Un abrazo muy fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Ohma, por suerte no sucede en los lugares donde se desarrolla nuestras vidas pero sabemos que ¡existe! y no cono ficción. Muchas gracias y un abrazo grande.

      Eliminar
  2. Excelente relato, que cruda es la vida a veces... triste, muy triste. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carlos, y seguro que la realidad supera la ficción....Saludos

      Eliminar
  3. Si la realidad es, que lo es, la crudeza que relatas, habrá que imaginar un mundo sin aristas solo como compensación.
    Muy triste. demasiado triste para obviarlo.

    Un abrazo grande, Pilar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Pilar, y no solo imaginarlo sin aristas, sino hacer cuanto esté en nuestra mano para conseguirlo. Un abrazo grande

      Eliminar
  4. Duro el relato, como dura es la realidad de los que son nadie en el mundo, sea en el sistema de castas de la India o en los más sutiles del mundo civilizado.
    Has captado muy bien esa necesidad que los mueve, su submundo.
    Un placer leerte, Pilar.
    Te abrazo muy fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Isabel, así es, en nuestro "primer mundo", hay realidades que parten el alma de solo imaginarlas. En el tercer mundo es moneda de cambio. Muchas gracias y un abrazo grande.

      Eliminar
  5. Muy duro tu relato. No deja de haber casos así por este mundo. Lo has descrito muy bien.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, aurora, muy duro...Lo peor es que la realidad supera a la fantasía. Un abrazo

      Eliminar
  6. Así es la dura realidad en algunas zonas de este redondo mundo que entre todos hemos ido construyendo a lo largo de los siglos.
    Felicidades Pilar, como siempre mantienes la tensión y el suspense hasta el final.
    Un beso amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. mj, real, duro y construido por el hombre pero ¿sabes?, sí...sé que lo sabes :) se alzan voces, movimientos que de a poquito van formando el esqueleto de lo que será un mundo mejor para todos. Muchas gracias y un beso grande

      Eliminar
  7. Es la ruta que seguiremos, donar lo que somos para que los nuestros sigan vivos y ellos a su vez harán lo mismo.



    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una ruta que debiera nacer de manera natural Malquerda. Saludos

      Eliminar
  8. Te leía y recordaba a la pobre Fantín vendiendo sus dientes para alimentar a Coset.
    Muchas veces la cruda realidad supera a la ficción, pero te aseguro que si Victor Hugo resucita, serían tiempos de una inagotable inspiración para más tomos de Los Miserables, pero la verdadera historia de cómo terminaremos todos en un mundo cada vez más desigual y brutal, eso no lo sabemos, alguien la escribirá después, supongo...

    Fuerte, tremendo, pero de vez en cuando hace falta un golpecito y bien que lo das, Pilar.

    Abrazos y una linda semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alborada, como dices de la inspiracón de Victor Hugo, en un mundo globalizado quizás se hubiera convertido en un líder por un mundo mejor. No pretendía dar golpecitos pero si ello ha sucedido ¡bienvenido sea! porque aunque no lo creas, me dolió mientras lo escribía. Un fuerte abrazo

      Eliminar
  9. El optimismo de un mundo mejor es una estrategia de marketing que vende mucha esperanza; no obstante basta con salir a la calle y ver aun sin pasar de la esquina de tu casa, miradas cada vez mas tristes, mas fatigadas, mas desconfiadas, de lo único que estoy seguro en la vida es que esto va para peores cosas.

    Esplendida historia Pi! tu escrito me dejó tambien algo que los seres humanos tenemos mucho pero que casi nunca lo utilizamos: el amor, desprenderte de un organo, de tu vida, para que los tuyos sigan viviendo, es la maxima muestra de que podriamos construir un mundo mejor! Tu pluma es muy creativa y armoniosa.

    Abrazos y saludos querida amiga Pi!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto lo que dices en la primera parte pero, amigo, el submundo del tercer mundo no sabe del marketing ni de esperanza... En el verdadero amor, Omar, no hay muros ni cortapisas que impidan dar la vida si es preciso por salvar la de quienes queremos. Muchas gracias y un abrazo enorme.

      Eliminar
  10. Un relato que hiere como si un cuchillo se clavase en la piel, amiga Pilar, y lo lamentable es que en muchos rincones de este mundo en que vivimos ese relato tuyo toma visos de realidad.

    Un abrazo fuerte

    FINA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fina, así es, submundos que olvidamos o recordamos en unas veladas imágenes de un telediario y a de seguido volvemos a las preocupaciones más cercanas.Un abrazo fuerte

      Eliminar
  11. Un escalofrío terrible me recorre la médula,pensando tras esta lectura,que la verdad supera la ficción...
    Terrible mundo éste.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Marnel, quizás algun día consigamos un mundo igualitario. Besos

      Eliminar
  12. Este relato tuyo me ha dejado encogida. Realidades muy duras que no están tan lejos, y que, por desgracia, seguirán existiendo.
    Un nadie, con su triste vida pero con sus sueños intactos.
    Triste, duro, pero me ha gustado mucho.
    Un beso, mi niña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Malena querida, como dices, esas realidades no están lejos, es más, algunas están a golpe de click desde nuestro ordenador. Besitos

      Eliminar
  13. Un relato que conmueve hasta los cimientos. Tremenda narración de una realidad, muchas veces, olvidada en la sociedad del bienestar donde el ombligo nos impide mirar más allá.
    Me atrapaste desde la primera frase. Te felicito por los detalles, los toques históricos y la manera en que haces los cambios de realidades.
    ¡Impecable, Pilar!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pedro, lo peor de este relato es que algunas de las situaciones están ocurriendo en este momento que escribo....y... respiro hondo Muchas gracias y un abrazo

      Eliminar
  14. Qué terrible!!! Lo has contado muy bien, pero me ha dolido te juro, es increíble que existan esas realidades...
    Saludos Pilar, me encanta como escribes

    ResponderEliminar
  15. Eva, cuando nos quitamos el velo que oculta el submundo, esas realidades duelen, de verdad que duelen. Gracias y saludos

    ResponderEliminar
  16. Querida Pilar, tension suspense y sorprendente final, este relato lleva tambien tu sello. Realmente duro, pero realista. Enhorabuena Pilar, cada vez te superas mas. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te gustara, querida Eva. Un abrazo

      Eliminar
  17. Un magnífico relato con tintes de realidad,por desgracia.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Morgana me alegra verte por aqui y, sí...algunos visos de realidad. Un beso grande guapísima

      Eliminar
  18. Cuando terminaron con él recomendaron a su esposa que se fuese a casa con los cuarenta dólares, que no los gastase en leña para quemar lo poco que quedaba. El Ganges está ahí mismo y la corriente lo arrastrará hasta que multitud de peces, alimento de otros intocables, engorden con la comida que les proporcionará su cuerpo.
    Los que pagaron posteriormente cientos de miles de dólares por aquel corazón tan gastado pero puro, se sentían orgullosos de haber podido mantener con vida treinta días más, tras el trasplante, a su querido abuelo de 87 años.
    Querida Pilar, un relato extraordinario. Los contrastes en esta sociedad global en la que nos tienen atenazados. La pasividad ante la vida y la muerte pasa por el desprecio y los sinsabores de los intocables ante un mundo que los usa como si se encontrasen en un matadero. Un horror que has relatado con tu prosa grácil y dejando estupefacto a quien, a pesar de saberlo, se sorprende cada día más al darse cuenta en dónde se encuentra.
    Magistral.

    Un fuerte abrazo, querida Pilar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuanta verdad llevan tus palabras sobre el destino del pobre Yasish has rematado un final que concluí aparentemente cerrado pero abierto al diálogo y/o interpretaciones que has captado a la perfección. Muchísimas gracias, querido Antonio, por el comentario, tanto como esos halagos que sabes me sacan los colores. Un abrazo grande.

      Eliminar
    2. ¡¡¡MUCHAS FELICIDADES QUERIDA AMIGA PILAR!!!

      Eliminar
    3. Ayyyyy Antonio! ahí escondidito no fi tu felicitación. Muchas gracias!!!

      Eliminar
  19. Cuanta realidad aterradora en tu relato Pilar. Es para detenerse unos minutos a reflexionar sobre nuestro mundo actual. De todas maneras me gusto mucho la manera en que lo cuentas. Escribes muy bien!!

    Te dejo un beso y se feliz!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Gilberto. Siéntete bienvenido y gracias por el comentario. Saludos y ¡Feliz semana!

      Eliminar
  20. Hola
    Me llamo Sandra y tengo un directorio web. Me ha encantado tu blog! Tienes unos post muy interesantes. Buen trabajo, por ello me encantaría contar con tu sitio en mi directorio, para que mis visitantes entren a tu web y obtengas mayor tráfico.
    Si estás de acuerdo házmelo saber.
    PD: mi email es: montessandra37@gmail.com
    Sandra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Sandra, bienvenida y gracias por los halagos. Bueno, si lo deseas, la dirección del blog no está oculta. Puedes copiarlo de la barra de herramientas. Saludos

      Eliminar
  21. En la sociedad occidental no hablamos de la muerte, es un tema tabú... quizás sea por temor.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alejandro, yo creo que en occidente la muerte siempre está presente pero de otra manera. La iglesia y diferentes religiones se encargan de recordarlo en base a la esperanza de otra vida mejor. Saludos

      Eliminar
  22. ATERRADORA REALIDAD EN TU RELATO MAGISTRALMENTE CONTADO.
    TE FELICITO PUES LLEVAS EL HILO DE LA TRAMA DE MANERA ARMONIOSA Y CON ELLOS ATRAPAS AL LECTOR.
    UN BESO GRANDE.

    PD YO TAMBIÉN PIENSO QUE LOS AMIGOS A VECES SON UNOS POCOS... SOBRAN LOS DEDOS DE LA MANO.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Luján, me alegra saber que no fui la nota discordante :) Muchas gracias por el comentario. Besos

      Eliminar
  23. Hola, Pilar.

    La triste realidad del que fue y ahora no es, el mundo es muy cruel, los abandona a su suerte y, como no se vive de los recuerdos, se ven obligados a vender su propia vida para asegurarles algunos días de sustento a sus seres queridos.

    Triste, pero real.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Rafael, triste también es que en al vorágine de nuestra vida cotidiana, olvidamos este tipo de realidades. Un abrazo

      Eliminar
  24. Y sin embargo el mundo está también lleno de belleza...

    Paz&Amor

    Isaac

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos pacíficos. Sin duda pero hay que saber verla. Paz y Amor, Isac :)

      Eliminar
  25. Un relato tremendo, muy bien llevado, con intercambio de realidades
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  26. Me atrapa la manera como metes tu relato en un contexto histórico, esa India de los tiempos de resistencia pacífica de Gandhy, y este personaje, que trae recuerdos que pueden movilizarse entre la realidad y la ficción, como aliento a la espera agónica en una fila, para vender los órganos, ante la vecindad de la muerte hecha peste. Sobrecogedor cuento, bien contado, y empoderado de historia, para ponerlo a rodar como vivencial. Un abrazo, y mi aplauso. Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carlos, esta época del Imperio Británico en la India y la época victoriana en general no dejan indiferente a nadie. El caso es que en la actualidad continúan los imperialismos adaptados al momento. Muchas gracias y un abrazo

      Eliminar
  27. Un texto con todos los ingredientes para seguir pensando tras leerlo.
    Encantado de hacerte una visitilla.

    Besos almendrados ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Tey, Me alegra saber que te ha dado para pensar. Besos

      Eliminar
  28. Una linda semana que comienza, Pilar.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  29. :) Feliz semana para ti también Alborada. Un abrazo

    ResponderEliminar
  30. Hola, gracías por visitarme, con ello, al corresponder a tu visita, me has dado la oportunidad de conocer tu blog, me ha encantado, si no tienes inconveniente volveré a visitarte.
    Me ha gustado mucho el relato que nos traes hoy en tu entrada, entre la ficción y la realidad, muy bien narrado, te da qué pensar y te lleva a la reflexión.
    Veo que te ha gustado mi poesía, gracías por las palabras que has dejado en mi blog.
    Besos de esta nueva amiga bloguera


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida Demofila, pues me alegra que te haya gustado. :) Un abrazo!

      Eliminar
  31. Un aterrador relato pero una maravilla de composiciòn. Enhorabuena

    un abrazo

    fus

    ResponderEliminar
  32. Me dejas sin palabras, Pilar, un relato muy duro. Esa mezcla de realidad histórica y ficción está muy bien lograda.
    Un beso y buen fin de semana.
    HD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya Humberto, eso de dejarte sin palabras...no sé, no sé :) Un abrazo y buena semana

      Eliminar
  33. Un relato muy duro y muy triste que te remueve hasta lo más intimo del ser.

    Un abrazo grande,

    María Eva.

    ResponderEliminar
  34. Me alegra verte por aqui Eva y, sí, es una ficción basada en una realidad muy dura. Un abrazo

    ResponderEliminar
  35. Un notable manejo del lenguaje, independiente de la cruda historia, yo rescato tu voz escrita. Quisiera esa maestría nata, para aplicarla a mi trabajo.
    Un abrazo afectuoso, Pilar.

    ResponderEliminar
  36. Rubén, consigues sonrojarme con este comentario de alguien grande como tú. Muchísimas gracias y un abrazo grande!

    ResponderEliminar

Gracias por ayudarme a hilvanar :)