sábado, 17 de noviembre de 2012

MUERTE PARA UNA SONRISA


Don Justo llevaba días sin tomar la medicación prescrita por su psiquiatra y empezó a soñar con sonrisas y bocas que lo perseguían por doquier. Despertaba sobresaltado, pero continuaba viéndolas dispersarse por las paredes, sobre los muebles, sobre sus zapatos, ¡en la taza del desayuno! La única manera de relajarse lo conseguía limpiando y acariciando armas de fuego de su colección.
                    Marta Luisa recibió con entusiasmo el permiso de trabajo para viajar a otro país. Con la alegría que la caracterizaba metió pequeños recuerdos en una cajita junto al resto de bártulos, que llevó en el techo de un taxi hasta el aeropuerto. No miró atrás. Facturó un mundo de ilusiones, facturó su vida, facturó su sonrisa. 
                    El bullicio de la gran ciudad le dio la bienvenida. Entre diferentes medios de transporte y callejeando logró encontrar la dirección donde la esperaban. Un tercer piso sin ascensor que no echó en falta. Estaba sumida en ese estado de ansiedad y esperanza por el comienzo de una nueva vida. Hizo varios intentos pulsando el timbre hasta que sonó. La imagen de la felicidad fue la sonrisa  dibujada en su rostro al escuchar como, al otro lado, hacían girar la llave de la cerradura.
                    Don Justo dudó en dirigirse a la puerta cuando oyó llamar. Presentía que alguien venía a por él. Tomó un arma que había cargado el día anterior. Abrió la puerta; la boca de Marta Luisa en la semioscuridad de la escalera lo perturbó.  No dudó en dispararle un tiro entre ceja y ceja. Mientras la miraba sin verla desmadejada en el suelo, dirigió la pistola hacia él. Durante un tiempo indeterminado disfrutó la sensación del metal que rozaba sus labios y saboreaba su lengua hasta llegar al punto álgido de placer en que una bala decidió que había llegado el momento de  atravesarle el paladar.
Pilar Cárdenes R.

78 comentarios:

  1. Un relato fuerte para hoy, Pilar. Y es que este Don Justo jamás debió olvidar tomarse el litio, que fíjate la que ha liado él solito.
    La muerte se esconde tras cualquier sonrisa, está claro.
    Muy bien narrado y efectista.
    Un abrazo bien grandote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Isabel, la muerte es parte de la vida y, como dices, puede aparecer cuadno menos la esperas. Muchas gracias. Un abrazote :)

      Eliminar
  2. Este tema que tocas hoy es delicado, Pilar, pero puede suceder. Hay muchas personas de edad avanzada, o no tan avanzada, con problemas de ese tipo que se solventan mediante medicación, pero ellos no siempre controlan; viven solos o casi solos hasta que un día... lo inesperado o no tan inesperado, sucede. Tu lo plasmaste perfectamente con este relato.

    Un abrazo

    FINA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno Fina, el tema de la falta de litio que desemboca en psicopatías no es patrimonio de los mayores. Por desgracia, hay gente de cualquier edad que padece su carencia. Muchas gracias y un abrazo

      Eliminar
  3. Madre mía Pilar ¡Qué relato! Entrelazaste los dos personajes con un final inesperado. Muy bueno. Un abrazo. Sonia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Sonia, Me alegra que te gustara. Un abrazo

      Eliminar
  4. Jo, Pilar!!!! Qué fuerte este relato. Me han dado escalofríos.
    Conocí a una persona que dejó de tomar el litio porque le aflojaba los dientes. Días después su vida fue un infierno, también la de su familia. Por fortuna fue internada a tiempo, y hoy está bien.
    Me sorprendes cada día más. Estás escribiendo cosas geniales.
    Hoy te mando millares de besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Malena, hay que abrigarse que el invierno está por llegar. Bromas aparte, agradezco mucho tu comentario. Un besOTE de esos enormes que tanto te gustan, mi niña

      Eliminar
  5. Duro desde su inicio, Pilar. Tu prosa firme y la sinrazón de fantasmas derivados de las medicinas y la ilusión de un encuentro esperado, hace que caminemos por el sendero de la infelicidad.
    Los fantasmas de Justo quedaron encerrados en María Luisa, como cuando había tenido que abandonarla contra su voluntad y sabía que los médicos nunca lo entenderían. No entendió lo que sucedió ni lo que había hecho ahora.
    ¿O sí? Sabía que su mal era esa sombra que le hizo la vida imposible hasta llegar a este mundo de sueños irrepetibles. Debía eliminar a la sombra porque se sentiría libre.
    Querida Pilar, nada hay que más me guste leer que relatos en los que el autor, tú, te deja pensar y buscar posibilidades a una historia perfectamente cosida tras un hilvanado perfecto. Abrir la imaginación, fijarse en los hechos para inventar los sucesos no relatados, leer con pasión y percibir con fantasía. Este es el secreto.
    Excelente relato, Pilar.

    Un fuerte abrazo, querida Pilar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Antonio, que comentario tan analítico, tan suculento. Los anteriores comentaristas hablan de la dureza de este relato y bueno, lo cierto es que cuando escribo no pongo límites a la imaginación . La dejo que se dispare y que salga lo que sea. Muchas gracias por las flores que me echas querido Antonio. In abrazo grande

      Eliminar
  6. Caramba...la sonrisa que se insinuaba en mi cara mientras leía, ha ido amortiguándose,encogiéndose hasta desaparecer imbuida hacia dentro.
    Trágico relato de no solo muerte de sonrisa,sino de las ilusiones, la salud mental,la del latido...
    Muy duro en su magnífica escritura.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marinel, me encanta como describes el efecto que te produjo. Muchas gracias. Besos guapísima

      Eliminar
  7. coincido con los comentaristas, cuando vine a leerlo ayer, me quedé sin palabras
    es fuerte , es rotundo , es reflejo posible de la realidad
    pues la realidad casi siempre es más escabrosa por lo general

    un abrazo y gracias por tu huella

    ResponderEliminar
  8. Licha, a pesar de ser pura invención, también, como tú, creo que podría ser posible. Muchas gracias. Abrazo

    ResponderEliminar
  9. Desde luego tus ilusiones y esperanzas pueden desaparecer de un plumazo, como a esta pobreM Luisa. Que miedo!! Pilar, tu prosa hace que el lector se enganche al relato desde el principio, siempre con suspense e inesperados finales. Felicidades, ers una gran escritora. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eva, ciertamente, la espada de Damocles pende siempre sobre nuestras cabezas. Un abrazo grande

      Eliminar
  10. Uffff, vaya final!!! Una entrada con fuerza, donde vemos que un momento puede cambiar todo un destino. Te felicito por tu post.
    Un abrazo,Pilar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aurora, me alegra te gustara a pesar de su crudeza. Un abrazo

      Eliminar
  11. Lo que pones en tu relato es crudo y parece una realidad exagerada, una muestra de hasta donde las casualidades pueden llevar. La falta de unas moléculas de litio termina con la muerte de dos personas. Pero a lo largo de la vida uno se encuentra con que esas situaciones injustas, absurdas, crueles, se suceden. El destino depende de cosas tan pequeñas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu lo has dicho, el destino esta compuesto de múltiples factores. Bienvenido y saludos

      Eliminar
  12. Escribes estos cortitos de manera magistral.Y además metes tensión en la historia que te hace seguirla con emoción.
    Bravoooooooo!
    Un fuerte abrazo,Pilar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ohma, tu que los lees con buenos ojos :) Un abrazo grande!

      Eliminar
  13. Como siempre Pilar tu relatos son sorprendentes.
    La mente humana, en ocasiones, puede llevarnos por terrenos peligrosos, aunque esta vez ha sido por falta de ese mineral tan usado para tratar y prevenir los episodios de la manía...

    Buenísimo y muy fluido.
    Un abrazo enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los minerales como todo lo que componen el ser humano tienen un fin. Concretamente la carencia de este,,,puede tener terribles consecuencias. Un abrazo grande, mj!!

      Eliminar
  14. Estos textos me acercan tanto a mi profesión 'oficial' que me cuesta comentarlos.
    Te dejo un abrazo de domingo.
    HD

    ResponderEliminar
  15. Pilar,un relato sobrecogedor...
    Cuando la confusión se instala en la mente es muy difícil eliminar ciertos pensamientos obsesivos.
    Genial tu micro.
    Besazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Morgana, así es, la confusión y el órden son don términos contrapuestos. Besos, preciosa

      Eliminar
  16. Muy mala suerte la de María Luisa. Tal vez si hubiese conseguido el permiso para otra ciudad, o si hubiese encontrado albergue en algún otro lado, o si don Justo hubiese tomado su litio, o si no le hubiese dejado armas de juego, o si simplemente, la joven no hubiese sonreído. Muy mala suerte.
    Un beso grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez,... tal vez si se me hubiera ocurrido otra cosa, el escrito habría sido diferente. Besos

      Eliminar
  17. Tremendo relato, hasta donde llega la locura.
    Un beso amiga de la isla que llevo en el corazón
    Gracias por llegar a mi tierra de letras

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. S,i, la locura es imprevisible y puede tener el peor de los desenlaces. Me alegra lo que dices de las islas. Saludos

      Eliminar
  18. Hola, Pilar:

    Qué manera tan cruel de romper las ilusiones y terminar con los sueños de Marta Luisa... Don Justo no supo lo que hacía.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Rafael, estoy contigo...no tenía noción de los hechos. Un abrazo

      Eliminar
  19. Duro relato, hasta donde puede llevar la locura
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  20. El hilo entre la locura y la sanidad mental era en este caso (como en muchos casos) tomar el litio, un deber que lo mantendría ajeno a las bocas y risas, pero... me parece que el personaje de Don Justo es un asesino perfecto, amoral y por supuesto su escala de valores logró borrar el sentimiento de grandeza de un hombre ante la vida, así, el asesinato y el suicidio, se citaron para ser amantes en la oscuridad a pesar de la ingenuidad de María Luisa. Un placer leerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una salud mental muy deteriorada puede desembocar en muy derroteros más obscuros. Muchas gracias, Leicia

      Eliminar
  21. Es dificil comprender pra una mente sana lo que puede pasar por una que no lo está y si apareces en el momento equivocado la nebulosa de esa mente enferma puede acabar con una vida llena de luz.
    Ese hilo conductor entre la felicidad de uno y la locura de otro has conseguido atar una buena historia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De ahí la especialización médica de psiquiatría que trata de llegar a esa desmadejada nebulosa del pensamiento de los enfermos. También para cuando el origen es físico, como el caso de Don Justo.

      Eliminar
  22. En el momento menos propicio, en el lugar menos indicado...

    Cuantas veces ha cobrado la vida a inocentes una mente enajenada, tu relato duro pero mucho más real de lo que pensamos

    A veces no hay locura, no hay balas e igual matan sin piedad las ilusiones.

    Un abrazo grande, Pilar y disculpa mis demoras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alborada, al hilo de lo que dices sobre la conjunción de tiempo, lugar y circunstancias, estoy absolutamente de acuerdo; las ilusiones pueden matarse de mil maneras. Nada que disculpar ¡faltaría más! Cada cuál escribe y visita cuando y como puede. Un abrazo enorme!!!

      Eliminar
  23. UN TEMA DIFICIL PERO MUY BIEN NARRADO. DICEN QUE EL SUICIDIO ES MIEDO O FALTA DE VALOR PARA ENFRENTAR LA REALIDAD... PERO LO CIERTO ES QUE HAY QUE TENER MUCHO VALOR PARA HACERLO.

    EXCELENTE ENTRADA.
    HE PUESTO TU BLOG EN EL MIO COMO LOS BLOGS QUE MAS DESAPOLILLO...
    UN SALUDO
    CARLOS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carlos, fuera de una enajenación pasajera, estoy de acuerdo en que se necesita mucho valor para llevar a cabo un suicido premeditado. Gracias por el enlace :) Saludos

      Eliminar
  24. Un relato corto e intenso que daría para escribir un libro de muchas páginas.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cualquier tema da para escribir muchas páginas, o no...depende :) Saludos

      Eliminar
  25. Es lo que tiene la locura, acaba con las ilusiones ajenas. Las propias murieron cuando abandonaron la cordura.

    Muy buen relato, ten por seguro que voy a seguir tus pasos subida a mis tacones altos.


    Saludos o besos, como gustes

    -Yo soy más de besos -

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Paloma, cuanto me ha gustado el comentario reflexión que has dejado. Muchas gracias...Besos pues :)

      Eliminar
  26. Gracias por tu visita estimulante. Te leo con calma mañana, hoy es tarde, mañana será menos tarde. !Salve!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuestión de relatividad que diría a saber quien...Pues, muchas gracias y ¡Salve!

      Eliminar
  27. No sabemos en que momento podemos pasar de espectadores a protagonistas de la fatalidad.
    Muy buen relato en la idea y en la construcción.
    Felicidades, Pilar
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pedro, afortunadamente no prevemos el futuro. Quizás sea lo que nos mueve a avanzar. Muchas gracias. Un abrazo

      Eliminar
  28. Lo ùnico que dirè es que el cuento me suena como a canciòn de Rubèn Blades y eso, Pilar, es genial. Abrazos.

    ResponderEliminar
  29. Gracias a ti y a google por supuesto, acabo de saber que Ruben Blades es le llaman "El poeta de la salsa"...mmm...¿? :-) Abrazos

    ResponderEliminar
  30. Siempre aborreceré a la persona que bajo cualquier circunstacia arrebate la vida a alguien! Pi, tus lineas son amenas, esta vez me encantó el seguimiento de dos personalidades tan lejanas que se encontrarón en el momento justo para morir.

    La verdad es que el tiempo que uno se lleva en tu espacio, es una inversión! muchos saludos y abrazos querida amiga 3,14...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Omar, estoy completamente de acuerdo en la primera frase; fortunadamente, ambos sabemos que solo me limito a posiblidades de la ficción (la realidad está, a veces más cerca de lo que creemos). Me alegra mucho verte por aquí, querido amigo :) Un abrazo grande, 3,14...

      Eliminar
  31. Un relato, donde el final, nos deja perplejo ante tal desenlace.

    un abrazo

    fus

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las posibiidades de desenlaces son muchas. Gracias por el comentario. Un abrazo

      Eliminar
  32. Llegue en un momento dificil,un crudo relato pero como dicen por ahí no hay casualidades sino causalidades,por algo llegue a leer hoy aqui,,saludos desde Uruguay me gusto tu casa,abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hoal Fiaris, ojalá llegues en otro momento que sea más placentero, sin sangre de por medio. Un abrazo

      Eliminar
  33. Dos vidas y dos destinos se han encontrado en un punto.
    Gran relato y un enorme final.
    Te felicito
    Te dejo un beso

    ResponderEliminar
  34. Así es, Osvaldo,a saber con quien nos encontramos cada día sin saber que pasa por sus cabezas. Muy agradecida. Besos

    ResponderEliminar
  35. No sé que me ha impactado más, si el relato en sí o el desenlace. Felicitaciones!!!

    Me alegro de estar de nuevo por aquí.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y a mi me alegra verte de nuevo. Espero poder ponerme al día yo también. Besos

      Eliminar
  36. me gusta tu blog
    Me gusta como esribes
    Vuelvo

    ResponderEliminar
  37. Tiene el espíritu de la paradoja este cuento, y eso lo hace capaz de atrapar al lector. A mi me echó las redes. UN abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que un relato mío eche la redes a alguien como tu. Un abrazo

      Eliminar
  38. Pilar lo que comienza con una bella historia y continua con la jovial sonrisa de la muchacha te deja perpleja cuando este hombre se pone a jugar con el arma hasta pegarse un tiro. Menuda imaginación joooo. Te ries de la vida misma., y eso es lo que te deja tambaleandote. Pero escribes con agilidad y mucho ritmo, engancha. Me gusta los relatos breves. ..y lo haces muy bien.
    Un abrazo amiga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mercedes, cuánto me alegra verte por estos lares y que te guste lo que escribo. Un abrazo grande, mi niña :)

      Eliminar
  39. Qué bien escribes, Pilar aunque el final no sea del tipo que más me gusta. Soy más de finales felices. Pero acabo como empecé: me ha encantado como escribes.
    Gracias por pasar por mi rinconcito.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  40. Muchas gracias Amig@mi@. Mis finales son de lo que surja sin premeditación. Seguro que en estos, casi, seis meses que llevo con el blog, también los hay felices. Un abrazo

    ResponderEliminar
  41. Como siempre... manteniendo la atención, pero..¡¡Que fuerte!!!

    Un beso.
    Mercedes.

    ResponderEliminar
  42. me ha gustado mucho tu historia atrapante...besos!!

    ResponderEliminar

Gracias por ayudarme a hilvanar :)