miércoles, 2 de enero de 2013

VOCABLO MUDO


Cuando mi viejo amigo, Julián, irrumpió en la sacristía la cólera esculpía su rostro. Demasiadas noches en vela imaginando como se desarrollarían los acontecimientos en el invierno de la enfermedad. Trataba de encontrar una explicación, una mentira para no enfrentarse a la verdad. De un manotazo, arrasó con todo lo que había sobre mi escritorio a la vez que vociferaba:
                    —¿Dónde va el alma de los Alzheimer al quedar sin memoria, sin entendimiento ni voluntad? ¡Joder!, ¡dímelo, curita de mierda! ¿No decías que son los tres pilares en que se fundamenta? ¡Dime, coño! ¿Qué dios es ese tuyo que dota al hombre de libre albedrío y por otro lado nos roba  las facultades que permiten recordar, comprender y querer, para elegir lo que nos conviene?
                      —Amigo mío, tranquilízate y, ¡hablemos, hombre! Jamás olvido que en la vida solo tenemos dos certezas; la de morir y la de vivir —Alcancé a decirle, sin mucho acierto, mientras se desmoronaba en mis brazos.
                     Mi mente desempolvó el tiempo en que nos jugábamos a cara o cruz el honor de ser monaguillo en la misa dominical. Creíamos, a pies juntillas, que el Todopoderoso nos premiaría con el cielo tras confesar, una y otra vez, los mismos "pecados" Estudiamos juntos hasta que ingresé en el seminario. El eligió Ciencias  Químicas. Oficié su boda y bautizos de los hijos por deseo de su esposa. En realidad nunca nos separamos, Desde que se declaró ateo, discutíamos durante horas tratando de convencernos, mutuamente, sin que ninguno dejara resquicio al beneplácito del agnosticismo.
                       Después de aquel episodio, en vez de matar el tiempo, se dedicó a disfrutarlo junto a su familia. Nos veíamos cada semana. A veces, sufría accesos de pánico que la razón no podía mitigarlos. Pidió que le pusieran música hasta el final de sus días. Me dijo haber leído que el oído era el primer sentido que el feto advertía y la última memoria que pierden los enfermos de Alzheimer.
                     En cada visita percibí el extravío de recuerdos. Se quedaba sin presente porque no tenía pasado, ni tan siquiera el futuro inmediato cómo el hecho de saber que almorzaría una hora más tarde Otras veces, explicaba la forma o cualidad de un objeto a falta de la palabra que lo definiera. Solía decirme: “lo veo, lo tengo en la punta de la lengua y no me sale. Vocablos mudos, así los llamo, querido amigo,…no regresarán.” Perdió la referencia temporal. La mayoría de las veces tenía la mirada en el infinito mientras la música continuaba sonando.
                   En la etapa final tenía los ojos, permanente, cerrados; se le despojó de cualquier atisbo de dignidad. Cinco largos años, en aras de los avances de la ciencia, impidieron que la naturaleza siguiera su curso. Sonda alimenticia al intestino, marcapasos, oxígeno, cables, y un fisioterapeuta para evitar el anquilosamiento. La música quedaba ahogada por el tosco sonido del respirador.
                     Una tarde abrió los ojos, los cerró, los entreabrió de nuevo, encontrándose con los míos. Vi el brillo de la sonrisa en la mirada  Me pregunté si había encontrado el alma y dejaba asomar sus facultades, o me transmitía su triunfo en la partida. Tal vez solo fue producto de mi imaginación Al día siguiente me llamaron con urgencia. Cuando entré en el dormitorio reinaba un espeso silencio; silencio lacerante que mi voz quebró para hacerlo enmudecer. Impertinente silencio, único testigo de como se evaporaba mi fe mientras le administraba los Santos Óleos.

Pilar Cárdenes R.

92 comentarios:

  1. Extraordinario relato de potentes sentimientos encontrados en el final de la vida.
    Pilar, tu prosa se enrosca a mi alrededor y va apretando y apretando su intenso lazo hasta un final, no por previsible menos intenso.
    Creo que la dificultad de entrelazar palabras y sentimientos posee el punto de equilibrio en la grandeza de la relación que estos dos amigos, porque lo son, y muy amigos, expresan en sus cotidianos debates que les empuja, a ambos, a un duro callejón sin salida.
    Pilar, te felicito por tu imaginación, dura realidad y libre interpretación, que dejas al lector desde la primera a la última palabra del relato.

    Un fuerte abrazo, querida Pilar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Antonio, me gusta la descripción que has hecho sobre prosa, no por ella, sino por las acertadas palabras de"l... lazo que va aprentando hasta el final... "Sería una de las definiciones que haría del tema que trato y con tanto acierto has comentado.
      Muy agradecida por tus palabras, querido Antonio. Un abrazo grande

      Eliminar
  2. excelente trabajo narrativo Pilar
    felicitaciones

    contrastando y uniendo distintas filosofías de vida
    abrazos y feliz feliz semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Elisa, filosofías contrapuestas y del respeto mutuo. Muchas gracias. Por cierto, en algun lugar te vi fotografiada con Fernando Sabido...Hay que ser muy buena para estar con uno de los grandes. Un abrazo y buena semana

      Eliminar
  3. Muy interesante y bella manera de plantear interrogantes básicos y reacciones inevitables.
    Yo soy de los que creen en lo que dicen los budistas: “el dolor es inevitable pero el sufrimiento es opcional” , en relación a cuánto influye nuestra mente en el sufrimiento. El protagonista de la historia tal vez no hubiese sufrido tal desesperación si hubiese comprendido que la la vida es intrínsecamente injusta y que a los buenos les puede ir mal y a los malos les puede ir bien, que nuestro Dios, no quiere, o no puede, mitigar nuestros dolores, qué ante los momentos más amargos no hay nadie a quien culpar, aunque ciertamente siempre hay un Dios sordo dispuesto a recibir nuestros reproches.
    Siguiendo con esa diferencia entre dolor y sufrimiento, creo que el Alzheimer –al menos lo que he visto hasta ahora- desconecta a la persona de su mente y consecuentemente de su sufrimiento.
    Un beso grande, muy feliz año

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ...desconecta a la persona de su mente y consecuentemente conecta a quienes le rodean de su sufrimiento.

      Eliminar
    2. El sufrimiento de la persona que es diagnosticada con tal enfermedad, créeme que no es opcional. No es cuestión de buenos y malos...Inevitablemente, arrastra con sus seres queridos como apunta Papus. Un besote y feliz año para ti también.

      Eliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. ¿Encontraria su alma?, para mí esa es una gran clave de este terrible mal."...único testigo de como se evaporaba mi fe ..."... ". Magnífico relato Pilar, magnífico!. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quien sabe, Ángeles...Muchas gracias por tus palabras. Besos, mi niña

      Eliminar
  6. Excelente relato, no cabe duda. Cargado de preguntas para las que nadie tiene respuesta, o cada uno tiene la suya, que es lo mismo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aurora, mejor definición que la que has hecho, no se me ocurre.
      Agradezco el lujo de tu presencia y palabras en este espacio.
      Un abrazo

      Eliminar
  7. Me gustó muchísimo tu relato.

    Y esos ojos que al final, se hicieron eco de su alma


    Besos¡¡

    ResponderEliminar
  8. Enhorabuena por tus relatos. No solo están bien escritos, sino que tratan asuntos de actualidad que a muchos nos incumben.Tienes una manera muy original de abordar temas delicados. Breves, pero muy interesantes. Feliz 2013.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, Papus. Cuánta alegría me da verte por aquí y tus amables palabras. Bienvenido y Feliz año para ti también. :)

      Eliminar
  9. Pilar, me dejas KO con esta pieza de temática, estructura y ritmo impecable. En pocas líneas llevas al lector por los vericuetos de unos personajes enlazados en la cuerda de la vida hasta que los nudos se aflojan y uno tira del otro desembocando en un final de profunda oscuridad.
    Muy bueno ¡Felicidades!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pedro, creo que los nexos que establecemos con otras personas, a veces, nos llevan por vericuetos, cono dices, impensables. Tus elogios me abruman y, al mismo tiempo, agradezco. Un abrazo y Feliz año

      Eliminar
  10. Muy buena forma de relatar realidades....¡muchos saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agradezco mucho tu comentario. Saludos para ti también

      Eliminar
  11. No tengo palabras, Pilar. Es real, crudo y a la vez muy tierno. Lo narras de una manera espectácular, llegas al lector haciéndole cómplice de esta historia. Muy bueno, amiga.
    Un fuerte abrazo y feliz año 2013.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, Aurora, no sabes el piropo que me echas si conseguí hacerte cómplice durante la lectura.
      Muchas gracias, amiga. Un fuerte abrazo para ti también y Feliz año!

      Eliminar
  12. Que tristeza me ha dejado leer tu post tan cruelmente real.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora que respondo espero se te haya pasado pero; ciertamente es una realidad demasiado cruel.

      Eliminar
  13. Esa devastadora enfermedad llamada alzheimer que acecha a tantas personas convirtiéndolas en simples vegetales. ¡que malas pasadas juega la vida y ninguno estamos exentos de ellas, ninguno. Es una lotería con la que tenemos que convivir, toca o no toca, es así.
    Un excelente relato, duro, pero realista, que toca la fibra sensible de los lectores, querida Pilar. Te felicito por ello.

    Un abrazo y feliz año 2013

    Fina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fina, el sufrimiento, sin tregua ,que generan algunas enfermedades e incluso secuelas de accidentes desarman sus vidas y la de quienes están alrededor.
      Muchas gracias por dejar aqui tu huella. Un abrazo enorme y Feliz 2013

      Eliminar
  14. Joder Pilar...

    No sabes cuanto me llega tu entrada, tanto que no puedo evitar los recuerdos, mi madre murió de Alzheimer y durante siete años se fué consumiendo poco a poco, era una mujer muy bella y cuando la llevaba a bañarse veía lo que iba quedando de su cuerpo y su orgullo de parecerse a una actriz mexicana y le decía, Ay, María Félix carajoooooo...
    A veces de madrugada se ponía a cantar, ya sin voz y tantas, tantas cosas, hasta que le daba su comidita con baberos y una cuchara, son muy tristes recuerdos.
    Dicen es una enfermedad altamente hereditaria y sabes, me da miedo, no quiero que mis hijos se queden con ese recuerdo, quiero que Dios me mantenga viva mientras siga en pie de lucha, con mis ideales, mis sueños, nada que no quiero que ese desmadrado alemán se enamore de mi, no me gustan los alemanes.

    Un abrazote muy enorme y un 2013 de salud, amor y paz, que sigamos recorriendo juntas este camino de letras y amistad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo lamento mucho. Un abrazo enorme y feliz 2013!!

      Eliminar
  15. Magnífico Relato sobre una Enfermedad que abate por partida doble a quien la padece y a quien la ve padecer.
    Yo tengo a mi madre y a mi suegro y, a veces, se hace devastadora esta experiencia.
    Un abrazo.
    En este Nuevo Año vamos a abrir el libro, sus páginas están en blanco, escribamos Palabras sobre nosotros mismos. El Libro se llama Oportunidad y su primer capítulo es el día de Año Nuevo.
    Demos paso a los Sueños y vistamos radiante a la Realidad.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, quien más quien menos, tenemos o hemos tenido muy cerca la enfermedad. Eso, abramos el libro de las ilusiones y ¡a escribir!!! Un abrazo!

      Eliminar
  16. Casi todos, de cerca o un poquito más lejos, hemos sabido algo de esta enfermedad, cuya cura parece estar aún en pañales. Ojalá tengamos pronto al alcance un tratamiento óptimo para ella, pues lo último es perder la memoria, la noción de las cosas, el autocontrol...
    El relato me parece excelente, bien conducido, con absoluto respeto al enfermo y revolviendo los cimientos de quien parece estar seguro de su fe.
    Yo creo que el alma... es eso, el alma, y está por encima de todo.

    Enhorabuena, Pilar.
    Un besote restrallón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá!!..hace falta muychas investigación y que los familiares donen los cerebros tras su muerte.
      Malena, imposible escribirlo sin el absoluto respeto que merece la persona o personas. Un beso grande mi niña.

      Eliminar
  17. Impresionante tu texto.
    El tratamiento de una enfermedad tan terrorífica como frecuente.
    La fe a veces no mueve tantas montañas, a veces la realidad es mucho más cruel y despiadada, tanto que la fe no puede hacer más que callar.

    Besos mediterráneos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy contigo, la fe siempre no es el bálsamo que todo lo cura, sino que, a veces, puede llegar a perderse. Besos

      Eliminar
  18. Pilar:

    El Alzheimer lo sentí muy cerca. Es duro cuando no te reconocen, pero es mucho más cuando tienen una ráfaga de memoria, porque en ese instante te das cuenta de cuanto sufren y no puedes hacer nada. A pesar de ello, creo que tienen muchos momentos que si se dan cuenta pero no aciertan a expresar...

    Buena entrada, porque estas cosas habitan entre nosotros.

    Un fuerte abrazo.

    Moon.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así, es, ya lo expresaba el protagonista del relato con sus "vocablos mudos" ¡Es tremendamente cruel!. Un abrazo

      Eliminar
  19. Querida Pilar, acabo de regresar y me encuentro con un nuevo trabajo narrativo que pone los pelos de punta, tambien un nudo en la garganta, como siempre da mas miedo el sufrimiento y la perdida de dignidad que la propia muerte. Muy buen trabajo, como siempre. Besos y muy Feliz año nuevo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Eva, estoy completamente de acuerdo con tu comentario respecto al miedo que produce. Feliz Año, Reyes, y todo lo que quede por cumplir. Besos

      Eliminar
  20. Me ha sobrecogido... este relato llega al alma y angustia.
    No quiero pensar más.
    Enhorabuena

    ResponderEliminar
  21. Un relato duro, como lo es la enfermedad y la vida en los momentos finales.
    Muy logrado, Pilar. Consigue emocionar hasta el tuétano. La enfermedad y el cómo esta diluye a la persona se muestran sin paliativos. La vida no los tiene; tampoco debe tenerlos la literatura.
    Un abrazo y feliz 2013.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Asi es Isabel, la enfermedad no tiene otra cara por mucho que queramos pintarla con bellos sentimientos hacia quienes amamos...Agradezco el punto de vista. Un abrazo y Feliz año y reyes.

      Eliminar
  22. Es una enfermedad tan dura,tan inhóspita,tan deplorable...
    Es como ir de regreso,sin poderlo evitar,a esa nada de la que emergemos.
    Sólo que aquí la mente va dando traspiés dolorosamente para quienes lo padecen tanto en primera persona como acompañantes.
    Un genial,bordado y tristísimo relato.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una enfermedad muy cruel para todos...Gracias por el comentario. Besos

      Eliminar
  23. Emocionante relato, me recorre un escalofrío por el cuerpo.
    No es solo como describes la crueldad de esta terrible enfermedad, es también la gran amistad que une a estos dos hombres y la conclusión última: "Impertinente silencio, único testigo de como se evaporaba mi fe mientras administraba los Santos Óleos."

    Excepcional relato.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces la vida nos pone en el disparadero de saber cuán fuerte es una amistad. No siempre se resiste la prueba. Muchas gracias por tus palabras. Un abrazo

      Eliminar
  24. Buen relato, la muerte tan presente como la vida.
    Un abrazo y espero que en el 2013 sigamos compartiendo
    Feliz Año

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, a muerte es parte de la vida, nos guste o no. Feliz año para ti también. Un abrazo

      Eliminar
  25. El escritor como un líder, escribe lo que todo deseamos manifestar. Tu relato inicia con la pregunta que siempre me hago ¿sin memoria existe el alma? Una respuesta para mi es el tema de esa enfermedad, con la que se llega a- La nada-, se apaga el sentido de la vida tal y como lo presentas. Hay otras terribles enfermedades que hacen lo mismo y en un instante, los coágulos en la sangre o derrames que generalmente atacan el cerebro y quedas como un vegetal. Un horror todo esto.
    Un placer estar en comunicación contigo mi estimada escritora, excelente el relato.
    Para ti y tus amores lo mejor de la vida hoy y siempre Pilar. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Leticia, un accidente vascular puede dejarnos en ese estado "vegetal". Sin embargo, para mi, lo peor de ésta es la crueldad en su desarrollo. El enfermo y quienes le rodean están sufriendo, durante tiempo, antes de que el paciente desconecte de todo lo que le rodea. Muchas gracias. Un abrazo

      Eliminar
  26. UN cuento muy humano y existencial, capaz de poner en duda tantas convicciones o la misma fe. UN gran cierto en el manejo del lenguaje, pues el lector se conmociona con los hechos duros y puestos en cuestión. UN abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
  27. Me alegra que te haya gustado. Un abrazo grande

    ResponderEliminar
  28. wow!!!! qué relato... y es una pregunta muy interesante... cuando no tiene uno memoria, el alma la perderá también...
    excelente
    saludos
    carlos

    ResponderEliminar
  29. ¡Hola Pilar!
    Vengo a saludarte y agradecerte la visita a mi blog y comentario.
    Me encuentro con un interesante blog de estupendos relatos.
    El que hoy nos describes me toca muy directamente. Los últimos años, y después del fallecimiento de mis hermanos y de mi padre, me tocó cuida de mi madre, enferma de Alzheimer (ya lo he contado en el blog) y no quiero repetirme ni volver a disertar sobre el tema, tan solo eso, decir que conozco el tema que relatas con tanto acierto. Es una enfermedad devastadora para el cuidador que se debate en contradicciones y sentimientos encontrados que oscilan entre la más infinita ternura y una especie de desesperación o dolor sin consuelo, aunque el resumen es que la experiencia es al final positiva por el aprendizaje de humanidad que conlleva. Volvería a repetir toda la experiencia con tal de poder prodigarle nuevamente mi amor y mi ternura, sentimientos que crecieron en mi al cuidarla.
    Un abrazo, encantada de haberte "conocido".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida Chela. Me gusta le apunte que haces sobre la persona cuidadora (El/LA gran olvidado) Muchas gracias por visita y comentario. Un abrazo

      Eliminar
  30. Para mi la clave está en el final, cuando el cura pierde la fe. Y pensando pensando sobre este punto, creo que el cura esperaba que su amigo le diera alguna señal para confirmar su propia fe,pero no la tuvo por eso dejó de creer.
    La amistad,al final, pudo más que sus convinciones. Confiaba en su amigo.
    Fue mi conclusión pero igual estoy equivocada, Pilar.
    Respecto al alzheimer decir que conviví con esta maldita enfermedad durante siete años y tengo que decir que la has descrito muy bien.

    Estupendo relato,eres grande escribiendo.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ohma, no, no estás equivocada, es una de las claves de mayor importancia. Hay varias, según mi modesto entender. Mi clave principal es otra pero, el lector es dueño de interpretar la que prefiera o más se adecue a lo que piensa...no sé :)
      Muy agradecida por tus palabras.
      Un abrazo grande

      Eliminar
  31. Terrible enfermedad, la conozco de cerca y sé lo que es...
    Me gustó mucho el relato.
    Un beso Pilar, espero hayas empezado bien el año

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Eva, quien más quien menos la ha tenido cerca. Me alegra que te gustara. Feliz Año. Besos

      Eliminar
  32. Bonito y triste relato nos traes hoy, el alzheimer es una cruel enfermedad que va minando los sentidos de las personas que los sufren, como le ocurre al amigo del cura, lo cruel es que él se va dando cuenta de ello, lo bonito es el sentimiento que hay entre ellos y que al final el cura al ver a su amigo morir llega a perder la fe, porque no ha podido hacer nada por él.
    Me dices en tu comentario a mi entrada que la experiencia se va adquiriendo con los años y que jamás volverías atrás, creo que llevas razón, hay que vivir el presente, el día a día, con todas nuestras fuerzas.
    Besos, hasta pronto querida amiga

    ResponderEliminar
  33. Es verdad, ante todo, vivir el momento. Muchas gracias. Un abrazo

    ResponderEliminar
  34. Un relato estremecedor.
    Muy bien escrito... tanto que me hubiera gustado seguir leyendo más y más a pesar de su dureza.
    Te feliciot.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, Toro....Me complace muchísimo tu comentario pero, estamos a merced del tiempo y el blog no es el mejor lugar para extenderse con los relatos...Saludos

      Eliminar
  35. Wow, parte el alma la historia que nos dejas, pero al mismo tiempo es tremendo!! LA verdad es que conozco a mas de una persona con ese mal y debo decirte que es terrible ver como se van de la vida poco a poco, es triste!

    Te dejo un beso Pilar y se feliz!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ciertamente, Gilberto, hay realidades que rompen al más pintao...Es parte de la vía. Agradezco tu comentario. Besos

      Eliminar
  36. Duro pero precioso al mismo tiempo. Lo cuentas con dureza y sensibilidad al mismo tiempo...

    Gracias por seguirme. Yo también te sigo, Saludos desde http://yoadoroviajar.blogspot.com

    Trini.

    ResponderEliminar
  37. Tremenda enfermedad
    Gran relato, deja mucho que pensar
    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lleva aparejadas muchas cuestiones. Muchas gracias y un abrazo

      Eliminar
  38. ¡Enhorabuena por otro gran relato, Pilar! Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, María!..Muchísimas gracias! Un honor que me leas. Un abrazo grande!

      Eliminar
  39. Pilar.... que fuerza narrativa... Un texto que nos pasa la tristeza y que nos lleva a pensar que la vida es un ejercício diário de humildad.
    La vida real ni siempre es agradable....

    ResponderEliminar
  40. Integral, y que pena que se deje llevar por la ignorancia del Ego....Muy agradecida por tu comentario. Saludos

    ResponderEliminar
  41. Has creado un gran relato. Enhorabuena.

    un abrazo

    fus

    ResponderEliminar
  42. Un feliz hallazgo tu blog. Tengo tarea para ponerme al día.
    Nos vemos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenido Manuel. Me alegra que te guste el contenido de mi blog ¡Claro que s!í, nos vemos

      Eliminar
  43. ¡¡Que relato mas bueno y que bien escrito!!
    ¡¡Enhorabuena!!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  44. Jorge, me complace tu visita y , cómo no, tus palabras. Un abrazo

    ResponderEliminar
  45. ¡Hola Pilar! Me gusta tu relato, intenso como la vida. Pero...¿Dónde va cualquier alma cuando muere el cuerpo? Besos...

    ResponderEliminar
  46. ¡Hola, Olga!, bienvenida. Me complace mucho que te gustara el relato. En cuanto a la pregunta ¿De veras crees que puedo contestarla? Besos, mi niña

    ResponderEliminar
  47. Muy bueno Pilar, tiempo sin pasar por aquí... esper tengas un gran año! saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, reina. Buen año para ti también. Saludos

      Eliminar
  48. Eyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyy, que te escucheeeeeeeeeeeeeeeeé y me ha dado mucha alegría verte.

    Unos cuantos abrazotes y mil gracias, Pilar.


    P.D: Se te extraña...:)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bah!, Alborada, soy como el turrón. Un abrazo :)

      Eliminar
  49. Pilar:
    Has desplegado un arte muy cuidado en la redacción de esta historia, escrita en el límite de las creencias.
    Uno de los personajes camina hacia el terreno de lo desconocido, mientras el otro observa su deterioro implacable.
    Creo que la pérdida de la fe del sacerdote se asocia a su incapacidad para determinar cuándo se perdió el alma de su amigo.
    Muy bueno, atrapante e inquietante.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Arturo, me alegra tu visita y, como no, el comentario tan minucioso. Muy agradecida por tus palabras. Un abrazo

      Eliminar
  50. Pilar... he venido acá en búsqueda de nuevas entradas. Sin problemas pués he podido leer la história y al leer los comentários de sus amigos-lectores, tomé contato con otro importante tema:
    " Impertinente silencio, único testigo de como se evaporaba mi fe mientras administraba los Santos Óleos."
    Fuertes palabras....la pérdida de la fe....
    Besos....gracias por la visita!

    ResponderEliminar
  51. Integral, muchas gracias por tu interés en mis entradas y volver a comentar la misma :)...No dispongo de mucho tiempo para el blog...Hago lo que puedo cuando, valga la redundancia, puedo. Un abrazo

    ResponderEliminar
  52. Hola Pilar, soy Toñi. He estado mucho tiempo desconectada y hoy al entrar en mi blog te encontré y ha sido muy agradable descubrir el tuyo.
    El alzheimer es terrible, mi suegra lo padece y es horroroso ver como una mujer arrolladora se ha convertido en un cerebro vació.
    Demasiado triste.

    Un placer haberte encontrado
    Un saludo

    ResponderEliminar
  53. Hola Toñi, bienvenida. Me alegra mucho tu visita y espero que sigamos en contacto.
    El placer es mutuo.
    Saludos

    ResponderEliminar

Gracias por ayudarme a hilvanar :)