miércoles, 9 de abril de 2014

LA GRABACIÓN


Me duele la cabeza, ¿será migraña? pensó Buenaventura mientras colocaba un viejo radiocassette sobre la mochila del retretePulsó “REC”, esperó unos segundos y orinó todo lo alto que pudo. Tiró de la cisterna, abrió el grifo del lavabo y sin cerrarlo se enjabonó lentamente las manos; se las secó, hizo chirriar el picaporte de la puerta y la cerró de golpe sin salir del baño. “STOP”
                    En un intento gradual por sobreponerse a la muerte de Virginia estaba dando un engañoso salto al vacío. La culpa lo atenazaba con el recuerdo de las horas que pasaba absorto en aficiones; ella solo esperaba un minuto de atención. Escudriñó en la memoria para saber en que momento el poder del tedio se había acomodado en sus vidas sumergiéndolos en el silencio de dos extraños “¡Maldita ratonera!”, gritó exasperado. Ahora comprendía que Virginia dejó de confiar en que el tiempo resolviese las dificultades y había cerrado las puertas de la ilusión; ya no esperaba ningún acontecimiento, ahorrándose el trabajo de planteárselas.
                    El sueño lo venció reflexionando sobre la incapacidad del hombre para vivir solo y para compartir en compañía. Sonó el despertador. Recogió el periódico del suelo del vestíbulo. Preparó dos desayunos que sirvió en la mesa del comedor. Cuando terminó se sentó en el orejero del salón  con la prensa en su regazo. Pulsó el “PLAY” y cerró los ojos mientras disfrutaba la cascada de sonidos tan familiares que detestó durante cuarenta años…El silencio regresó acompañado de la pastosa nostalgia, pero antes de dejarse atrapar, quitó la tela que cubría la jaula del canario y permitió que la alegría se expandiera hasta el último rincón de la casa.


Pilar Cárdenes Ramirez

53 comentarios:

  1. Pilar a veces nos damos cuanta de cuanto necesitamos al otro, demasiado tarde...
    el amor hay que vivirlo cada día, en cada momento...y disfrutar del hoy ante el mañana incierto...
    un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Compartir, esa palabra lo dice todo, Pilar. Tu personaje se dió cuenta demasiado tarde de las cosas buenas que había perdido porque que no supo mimar ni valorar. Al final los resultados le llegaron.

    Abrazos

    Fina

    ResponderEliminar
  3. Suele pasar que las mejores cosas las tenemos tan cerca, al alcance de la mano, hasta un simple tic-tac de un reloj puede ser compañero, simplemente bastaría con abrirnos tan poco, apenas nada y no sería necesaria una grabación al final de la vida.

    Como siempre un relato muy a lo Pilar, muy sencillamente tú y esa sensibilidad marcada tan necesaria.

    Un Abrazototes de los grandes, querida Pilar

    ResponderEliminar
  4. Ni estar solos ni compartir en compañia, asi somos las personas, mas conscientes de ello deberíamos ser. Ell mundo cambiaria un monton. Gracias por este relato, me ha encantado querida Pilar. Besos

    ResponderEliminar
  5. Alguien, algún día, me contó su dicho favorito «vale más un por si acaso, que un quién lo hubiera sabido»...
    Con eso me lo dijo todo...
    Por si acaso, un besote de los grandes...

    ResponderEliminar
  6. Una paradoja envuelve este breve y estupendo relato. Te cito. - ...la incapacidad del hombre para vivir solo y para compartir en compañía.-
    Un caso somos los seres humanos, parece que nunca encontramos el equilibrio .
    Un gran abrazo Pilar.

    ResponderEliminar
  7. Precioso! Estupendo e intenso relato!

    ResponderEliminar
  8. Echamos de menos lo cotidiano cuando deja de serlo. En ello incluyo a las personas que nos rodean cada día y de pronto sentimos que ya no están.
    Perfecta armonía en tu relato.
    Abrazos Pilar.

    ResponderEliminar
  9. Escribes también que los relatos saben a poco. Pilar.
    El canto del canario parece ser la voz que desentona en un ambiente triste. Pero así es la vida. Ni más ni menos que como este retazo que nos cuentas.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Me gusta la perspectiva de tu relato, Pilar, tal y como lo narras, así como ese final esperanzado a través de los trinos de un pájaro. La nostalgia atrapa y es difícil escapar de sus redes, pero el sobreviviente es como si la domara. ¡Qué malo es perder al ser amado!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Estupendo relato, la vida es así, añoramos lo que tanto nos molestaba. El pajarito nos limpia las lagrimas. Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Las contradicciones campan a sus anchas por nuestra vida. Es lo que hay y lo que hemos de aceptar.
    Besos besos

    ResponderEliminar
  13. PRECIOSO RELATO. A VECES CUANDO EL OTRO SE VA COMO LAMENTO NOS QUEDA EL CANTO DE UN PÁJARO.

    ILDUARA

    ResponderEliminar
  14. Un estudio de la soledad tan profundo que sobrepasa cualquier relato lastimero, apenado o grácil, sobre posibles recuerdos que inundan las letras de lecturas al uso. Impresionante, Pilar. Recordar lo que parecía irritante y monótono es volver a una cotidianeidad, aparentemente deslucida pero real, vivida y sentida de verdad, tan añorada que no por común, no es recordada día a día, como la gran obra de teatro d ela vida.
    Un relato especial y perfectamente concebido en fondo y forma. Mi más sincera enhorabuena.

    <un cariñoso abrazo, querida amiga Pilar.

    ResponderEliminar
  15. Perder aquello que se quiere es algo muy duro. Y lo peor es que con el tiempo esa perdida se hace más honda y dolorosa, ya que los recuerdos siempre están presente.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. ¡¡¡Magnifico¡¡¡ , consecuente, elocuente y con una realidad que absorve de manera aparentemente sencilla ,la gran tragedia


    Besos muchos ♥♥

    tRamos

    ResponderEliminar
  17. Después de una pérdida, siempre es bueno darle al "play" o quitarle la tela que cubre la jaula del canario y dejarle cantar. Dos imágenes que nos traen a la realidad de que "hay que seguir".
    Un relato bien llevado en forma, por la fluidez y naturalidad de estilo; y de fondo, porque no haces trajedia de la trajedia.
    Llevo un tiempo leyéndote, Pilar. Te descubrí a través de blogs amigos como el Antonio Campillo o el de Ximo, entre otros, pero hasta ahora no había podido dejarte comentarios ni hacerme seguidora de tu blog por unos problemas que he tenido con Blogger o Google (tanto monta, monta tanto) y que por lo visto no he sido la única. Como, afortunadamente, ya parece haberse solucionado, espero no sólo seguir leyéndote, sino además dejarte comentarios, siempre que te parezca bien, naturalmente.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  18. las pérdidas siempre nos invitan a sopesar
    lo que realmente nos hace sentido en la vida
    muchas de ellas cuando ocurren nos dejan angustias
    que luego el tiempo y el recuerdo nos las hacen más
    llevaderas, otras veces esas pérdidas nos terminan consolando

    abrazos y buen fin de semana

    ResponderEliminar
  19. Yo quiero ser la siguiente pérdida.
    Sé que es egoísta por mi parte pero no me importa.

    Besos.

    ResponderEliminar
  20. Hay perdidas tan grandes que es imposible volver a la cotidianidad costumbrista sin apenas enloquecer un poco.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  21. Toda una consecuencia de una vida juntos.

    un abrazo

    fus

    ResponderEliminar
  22. Dolorosa memoria de la mujer, su esposa, que se cansó de vivir. Lo de la jaula, genial figura, para espantar el duelo. Un abrazo. carlos

    ResponderEliminar
  23. Que complicados somos los seres humanos.!!!! Esa tristeza tan profunda que le induce a evocar hasta lo más detestable para convertirlo en lo mejor del presente.
    Pilar me encantó como abordas el dolor de la ausencia. Enhorabuena!!!!

    Besos

    ResponderEliminar
  24. Me quedo con ese canto final, muy bien llevado desde el inicio, a la vida y a la estampida hacia adelante. Como casi siempre no sabemos lo que tenemos hasta que lo perdemos por eso hay que saber valorar lo realmente importante en nuestras vidas y para cada uno y no dejar que otros nos creen absurdas dependencias y necesidades.
    Besos de gofio.

    ResponderEliminar
  25. Te felicito por tan excelente relato.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  26. Gracias Pilar por tu comentario! Ya hacía tiempo que no te leía, y realmente me impacta este relato,casi circular,donde todo comienza donde todo acaba como en un bucle..me ha gustado muchísimo!

    ResponderEliminar
  27. !Hola,Pilar!

    La conciencia siempre aparece cuando menos debe para recordarnos el peso de la culpa.Estuvo demasiados años arrastrando un hastió que podía haber evitado,quizás entonces recordaría otros momentos mas felices que le ayudarían a soportar la soledad.Ese pájaro es el despertar a una nueva vida.

    Tienes unos relatos esplendidos.Muchas gracias por tu amabilidad y visita en mi humilde blog.Muchos besitos.

    ResponderEliminar
  28. Tal vez sea mejor dejar volar esa pena, y mantener siempre abierta la puerta de esa jaula.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  29. La mente nos lleva a lugares que a veces no queremos llegar.

    saludos

    ResponderEliminar
  30. Ha sido un relato excelente.
    La contradicción del Ser Humano en toda su existencia. Ese rectificar demasiado tarde y esa grabación que sabe a compañia, a pesar de su contenido. El remate de la jaula ha estado genial.
    Abrazos y Besines.

    ResponderEliminar
  31. Escribes tan exquisitamente, nos llevas a ser parte de la historia...cuestionar los problemas cotidianos de una vida que se comparte por costumbre para llegar a un final entre dudas y la rutina...precioso!
    Besos, feliz fin de semana!

    ResponderEliminar
  32. Esperar que solo el tiempo solucione las dificultades no suele dar muy buen resultado.

    Muy agradecida por recordar mi cumpleaños.

    Besotes!

    ResponderEliminar
  33. Hola Pilar,
    si cabe te pido una disculpa, recién hoy pude venir a visitar tu espacio, que por cierto me gustó mucho el relato, es interesante, ameno y muy bien hilvanado.
    Saludos cálidos.

    ResponderEliminar
  34. No imaginé ese final Pilar. No imaginé que la grabadora tenía esa utilidad. Muy bueno.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  35. El silencio de la soledad es insoportable, sobre todo de la soledad no buscada sino impuesta, ésa que nos hace vulnerables y nos hunde en el más absoluto de los vacíos, ésa que deja que nuestras ilusiones se pierdan por el agujero del retrete.
    Un relato que nos induce a reflexionar.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  36. joder.. que bueno..... breve e inmenso... un saludo....

    ResponderEliminar
  37. Te dejé un premio en mi blog! Un abrazo!

    ResponderEliminar
  38. ¡Hola Pi! Que bueno el leerte de nuevo, me has hecho reflexionar con esta frase: " El sueño lo venció reflexionando sobre la incapacidad del hombre para vivir solo y para compartir en compañía" Wow, despues de esto los aplausos en silencio vienen en racimos, un gusto saber de ti de nuevo amiga Pi!

    ResponderEliminar
  39. Hola; Lo que más me fascinó, es que un diminuto canario alegre la capacidad del silencio.
    Un abraciño,
    Rosa María Milleiro

    ResponderEliminar
  40. Vine a darte una vueltita y a dejarte mi siempre abrazo, Pilar.

    ResponderEliminar
  41. Nada es facil en este mundo, ni estar solo y mas dificil estar en compañía

    ResponderEliminar
  42. no siempre se es absolutamente consciente de que una pérdida significativa nos coloca en la razón de repartir, asumir y compartir silencios y soledades.
    el relato, lejos de estremecer, pone el dedo en la llaga. ¡Y cursa su efecto ipso facto!
    Muy bueno, en verdad

    Abrazo

    ResponderEliminar
  43. El silencio regresó acompañado de la pastosa nostalgia,.... con esa frase me duermo hoy

    ResponderEliminar
  44. Vengo a dejarte mi ABRAZOTE, hacía días que no pasaba.
    Se te extraña, Pilar.

    ResponderEliminar
  45. Tal vez ya era tiempo de empezar a despertar y volver a la vida.
    Excelente escrito.
    Muchos abrazos.

    ResponderEliminar
  46. como callando de brisas
    mejor silencio, Pilar!!

    un abrazo

    ResponderEliminar
  47. Vengo a dejarte un saludo cariñoso y los mejores deseos para este año que se inicia.
    La lectura de tu obra siempre me deja pensativo y algo mas rico. Un abrazo afectuoso.

    ResponderEliminar
  48. Pasé para dejarte un abrazo.
    Que estés bien.
    HD

    ResponderEliminar
  49. Un super relato!!! Me encantó!!!
    El ser humano es muy "peculiar" Y las garras de ese dicho: nadie sabe lo que tiene hasta que o pierde, muchas veces rasga alma. Ahora bien,a pesar de los pesares, dejarle solo al tiempo la resolución de penas o problemas, casi nunca da buenos resultados
    Fue un placer acompañar mi café, con esta muestra de escritura y genio!!!

    Besosssssss

    ResponderEliminar
  50. Somos raros y contradictorios, corto pero intenso.

    ResponderEliminar
  51. Aunque sea con un día de retraso, muchas felicidades.

    Besos.

    ResponderEliminar

Gracias por ayudarme a hilvanar :)