domingo, 6 de diciembre de 2015

LOS DESAYUNOS DE MALDAD

Se cuenta que algunas madrugadas Maldad despertaba gritando mientras trataba de desgarrarse el camisón,  las sábanas, o lo que encontrara a su paso. Su novio intentaba calmarla con el cuidado de tener alejada la cara; no le fueran a quedar señales cuando llegara al trabajo. Al fin conseguía convencerla de que, como la del cuento, no había nadie mejor que ella. Entonces Maldad esbozaba una sonrisa, hinchaba el pecho y se iba a hacer gárgaras al baño. Sus ruidos indicaban al vecindario que podían conciliar el sueño de nuevo. Con la garganta suavizada, regresaba a la cama. Sin embargo, los pies se movían sin control ocasionándole un pertinaz insomnio; insomnio que aprovechaba para urdir mil tramas con las que ganarse la amistad incondicional de algunas personas, martirizar a otras, o cómo vampirizar información para hacer circular cualquier falsedad contra quien pudiera estar durmiendo plácidamente en su casa.

          A la mañana siguiente, la sonrisa de Maldad se convertía en un rictus de ingenuidad que  propagaba a troche y moche por la calle. Después entraba en “El Afónico”, cafetería donde desayunaba con el círculo de amigas. Daba lo mismo si tomaban café, granizada, o coca cola, pero una vez sus traseros en descanso, acompañaban la bebida con el pellejo de quien tocara ese día creando estrategias hasta lograr pulverizarlo. A veces, el manjar era tan sabroso que duraba, semanas,  meses, ¡y hasta periodos inacabables de solsticios y equinoccios!... Según mi abuela que, por cierto, nunca supo la ubicación del local, corrió la noticia de que a excepción de las lenguas, sus cuerpos quedaron fosilizados en aquella cafetería donde ya no había clientes, ni camareros, ni mesas, ni edificio…

 © Pilar Cárdenes
1512055955468

7 comentarios:

  1. Maldad ha tenido una descendencia numerosísima.
    De hecho está apoderándose del mundo.
    Hay que protegerse.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. La maldad siempre hace estragos, por mucho que se vista de seda...

    Un abrazo, Pilar

    Fina

    ResponderEliminar
  3. Admiro tu originalidad para darle protagonismo a este sentimiento. Muy bueno, Pilar.

    Un besazo muy fuerte, preciosa.

    ResponderEliminar
  4. Ah, es un relato impecable! Original la forma de dibujar un sentimiento. Es un texto precioso que te atrapa desde la primera frase. Qué gusto leerte!

    ResponderEliminar
  5. Maldad ya no se reúne con nadie, no le queda tiempo.


    Un saludo

    ResponderEliminar
  6. Atrapante y escrito como lo sabes hacer.
    Paso poco por aquí, pero nunca me voy desilusionado.
    Un abrazo.
    HD

    ResponderEliminar

Gracias por ayudarme a hilvanar :)