miércoles, 14 de marzo de 2018

PLATAFORMA AMARILLA: PÍO-PÍO

Hace unos años, mi amiga Oteaba Auer contó una historia sobre las plataformas: “Amoríos en el mar” (enlace). Obviamente, no me ofrecía credibilidad alguna hasta el día de hoy en que una vecina tocó el timbre con tanta insistencia que logró despertarme. Estaba sudorosa y hablaba atropelladamente.
Al parecer, una nieta de Yellow Green de Todos los Mares se acercó a la costa con el fin de abrirse paso tierra adentro. Era mucho más grande y arrogante que su abuela. Además otras plataformas se habían unido a la causa y la invasión estaba servida.  


Los edificios de diez, doce y quince plantas se sintieron indefensos. Pero el más chiquitín, a fuerza de ser infravalorado, había desarrollado algunas capacidades que le permitían subsistir. Y en un acto de extrema astucia gritó: Pío-Pío, Pío-Pío. Entonces Yelow Green se detuvo unos instantes, valorando aquellas palabras. Sin lugar a dudas, su piel era color Pío-Pío y en su mirada siempre estaba el mar, como les ocurría a los monstruos de cemento.
El resto de inmuebles aprovecharon  el titubeo de la plataforma para corear al mequetrefe… Según relata mi vecina, el grito se extendió por toda la ciudad y pueblos de la isla. La potabilizadora, depuradoras de aguas residuales y otras desalinizadoras usaron su fuerza para llegar a todo el archipiélago. Con ese clamor retumbando en el océano,Yelow Green no se disculpó, ¡faltaría más! Sin embargo, prometió traer familiares y amigos para impedir que alguna vez se hagan prospecciones petrolíferas en estas aguas. 
Desconozco cuánta veracidad hay en este chisme. La vecina, con el móvil entre sus manos temblorosas para mostrarme las imágenes, me dijo que por último, al compás del Pío-Pío, Yellow Green de Todos los Mares se desplazó silbando hacia mar abierto… 
© Pilar Cárdenes

8 comentarios:

  1. Añoro muchas veces a Oteaba Auer, he seguido el enlace por recuperar su última publicación.
    Me he dejado llevar por tu relato y me he solidarizado al momento con los edificios. Pío, pio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también la recuerdo. Será que está muy ocupada....
      Celebro tu adhesión, Ester... :)

      Eliminar
  2. Encuentro tu relato muy original y divertido. Me ha encantado. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. T.T., me alegra saber que te gusto, pero ten por seguro que más me divierto yo, respondiendo a Ingeborg.
      Buena semana!

      Eliminar
  3. El Pío-Pío posee tanta potencia que incluso los más granes le siguen y, pertinazmente, atacan y rematan lo que con tanta valentía ha iniciado este pequeño y, por ahora, invencible adalid de la razón. Un relato pleno de imaginación, algo habitual en ti, Pilar. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Suele ocurrir que la fuerza no siempre está en los lugares más obvios.
      Muchas gracias por tu comentario, Antonio.
      Un abrazo

      Eliminar
  4. Tu imaginación es una fiesta para el lector.
    Me encantas.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Celebro que te guste :)
    Muchas gracias
    Besos

    ResponderEliminar