martes, 2 de abril de 2013

EL CUADRO MARINA


Ahora que ha pasado una década desde que la más diabólica de las fatalidades se ensañara con Leonarda, cada atardecer pasea por la playa. Hoy se ha detenido; cae una fina lluvia y apenas sostiene el paraguas mientras contempla el horizonte de un mar embravecido que anuncia tormenta. Tiene la cabeza invadida de pegajosas imágenes que se escurren exprimiendo el sufrimiento. El mar, su mejor amigo, la traicionó, pero ella repite el soliloquio de preguntas y explicaciones para hacerle comprender su inocencia por los actos de su bisabuelo.
            Lleva una semana sin tomar medicación y el alma se le desangra. Chilla, se desgañita extraviando gritos entre truenos, y sin importarle que una ráfaga de viento arrastre el paraguas por encima de las olas. No puede escapar de la evidencia, pero antes de que el corazón le reviente en todas direcciones, tensa la musculatura, aprieta los puños y su cara se vuelve un cuchillo de afilada hoja, que lentamente hunde en el enemigo.
                    El calvario comenzó al heredar la casona. El único objeto que continuó siendo parte de la nueva decoración fue la marina pintada por el bisabuelo. Una ola detenida en la plenitud de su vida cuando, antes de envolverse para elaborar el ataúd de su propia muerte, mostraba el níveo esplendor de su mortaja. Durante más de un siglo fue testigo mudo de alegrías, disputas, infidelidades, secretos y entresijos de la familia.
                    Una mañana, Leonarda encontró la nota que su hijo pegaba en el marco del cuadro. “Mamá son las 5,30, me piro a coger olas. Volveré a media mañana para irnos al dentista. “¡A este paso nunca terminará la carrera!” exclamó contrariada. No regresó en el tiempo convenido, tampoco para almorzar. Al borde de la media noche, familia, conocidos y amigos lo buscaban a la vez que el galope de sus pulsaciones le hacía pensar que el corazón crujiría en cualquier momento.
                    Despuntando el alba estimó la conveniencia de acudir a la policía. Contrariada, aceptó la sugerencia del comisario para esperar en su casa cualquier novedad. Antes de abrir la puerta notó que un intenso olor a marea baja embriagaba el ambiente. Incrédula frunció el entrecejo, miró alrededor, hizo unas inspiraciones y accedió al vestíbulo donde le esperaba un charco de agua oleosa con pigmentos de pintura. Solo la conmoción del horror contuvo el llanto. Repitió la historia hasta la saciedad sin acertar a ser creída. Quisieron prohibirle aquella visión, quisieron doblegarle la voluntad para desterrar de su mente el tenebroso suceso. Solo consiguieron que se cobijara en el más absoluto  mutismo. Desde entonces, un tácito pacto de silencio se apodera de los vecinos cuando, cada 2 de abril, una espesa fragancia marina invade la localidad.

Pilar Cárdenes R                             Fotografiá: Tato Gonçalvez
                                                             
     

81 comentarios:

  1. Mi agradecimiento a Tato Gonçalvez por su amabilidad en cederme una de sus fotografías para esta entrada. Una imagen tal y como yo la imaginaba.

    ResponderEliminar
  2. ¡Buf! no sabes como se me ha quedado de encogido el corazón. Cerca de casa tenemos una playa donde acuden chicos a coger olas y estos días atrás el mar estaba enfurecido con el resto y ellos ahí desafiando y yo pensando ¡que atrevida y desafiante es la juventud! no saben que el mar si quisiera, se los comería a bocados... en fin que tu entrada ha sido un relato exquisito para mi simple pensamiento.
    No me gustan las marinas pintadas pero sí en fotografía y esta es muy motivadora y desafiante.
    Besos de agua de mar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El caso, Gloria, es que cuanto más embravecido está, más les gusta...Imagino que las dosis de adrenalina cuando las bailan o entran en el tubo son para perder el hipo y no hay manera de que por más sustos que se lleven, algunas veces, abandonen ese deporte. Hubo una época que me gustaban mucho las marina en óleo y muy poco en acuarela..ahora, como tú prefiero la fotografía. Besotes acuáticos ;)

      Eliminar
  3. Excelente relato. "La mar" esa amante de dulces meceres y que nunca se entrega... Abre su útero verde y te abandona en él para siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Aurora. Gracias por dejar tus hermosas palabras de poeta. Saludos

      Eliminar
  4. Fuerte Pilar. Me gusta y me encanta el mar, y lo de coger olas..¿qué te voy a decir? Los jóvenes...y las mamás. Precioso relato y maravillosa fotografía. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy, si te contara :) pero bueno, eso es harina de otro costa. Me alegra que te gustara y en cuánto a la fotografía que quería yo no hubiera podido hacerla en la vida. Besos, mi niña

      Eliminar
  5. MUY INTRIGANTE TU RELATO. EXCELENTE. ME TRAMA.
    UN ABRAZO

    ResponderEliminar
  6. Una historia llena de dolor y perfectamente relatada,Pilar. En cuanto a la fotografía, describe de manera clarísima la situación dramática que vive el personaje ( la madre) por la pérdida de su hijo.

    Un abrazo

    Fina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Fina por hacerme caer en el detalle de la fotografía. Un abrazo :)

      Eliminar
  7. Una triste historia, delicadamente contada y con un vocabulario exquisito. Leonarda representa a todas las madres que han sufrido la pérdida de un hijo. No siempre se supera el duelo, las secuelas son para siempre. Se reconforta acudiendo todos los días, a ver si el mar la devuelve lo que es suyo. Desahoga en momentos de lucidez su pesar (las pastillas la hacen vivir en una nube). Hay miradas que matan y ella quisó matar a la ola que se llevó lo que más quería. La búsqueda de culpables, de explicaciones para intentar saber justificar (La ola, la casona heredada). Ese silencio cada año por esas fechas... Me ha encantado la descripción de esa ola desde su plenitud hasta su muerte. Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Cuánto sabor y tantas imágenes que da el mar... a veces triste, otras alegre, pero siempre profundo, como tu relato, Pilar.
    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Luís, nos regala todo tipo de posibilidades para sentirnos identificados o simplemente contemplarlos. Un abrazo.

      Eliminar
  9. Se me ha quedado un nudo en la garganta, muchos recuerdos acuden a mi memoria, en épocas de estudiante universitaria y los "Caza Olas" sin embargo, quisiera seguir leyendo.

    Saludos

    Rossana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rossana, espero que hayan sido gratos recuerdos a pesar del nudo :). Saludos

      Eliminar
  10. Un escalofrío me recorrió todo el cuerpo, me gusta cuando un texto consigue eso...
    Muy bueno Pilar, me gustan mucho los textos inquietantes a mí.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y yo yo me siento halagada de conseguir tocar algo en quien me leo. Ya sea bueno o como ahora a ti, no tanto. Un beso.

      Eliminar
  11. Hola Pilar:

    Tan profundo como ese mar que dibuja esa ola. Impecable narración,casi me moja y aún puedo sentir el olor a salitre.
    Muy bueno Pilar y como siempre un placer leerte.
    Un abrazo.
    Moon.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Moon, mientras escribía, la olí, la sentí..somos viejas conocidas y sé que cuando menos lo espere llega la traición. Gracias por tu generoso comentario. Un abrazo para ti también.

      Eliminar
  12. Te juro que se me ha puesto la piel de gallina, los pelos como escarpias, o me he sentido erizo,como gustes.
    Pero créeme si te digo que me ha fascinado y horrorizado en la misma proporción este tenebroso y marítimo relato tuyo.
    Magistral de veras.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy agradecida por tu comentario, Marinel. Cuando escribimos nunca sabemos, al menos yo, si llego a transmitir lo que quiero expresar y me alegra mucho si lo consigo. Besos.

      Eliminar
  13. una historia sorprendente, tenebrosa, pero muy bien contada comos vos sabes hacerlo
    es un placer estar por acá
    Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carlos, me complace que te haya gustado. Saludos

      Eliminar
  14. Me he quedado sin palabras, eres una auténtica tejedora de historias, sublime, sin más.
    Un fuerte abrazo, Pilar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué amable, Aurora...la que se queda sin palabras soy yo con tu generosidad. Un abrazo grande!

      Eliminar
  15. Querida Pilar, la intensidad de tu relato es extraordinaria. No se puede ser más explícita en tan poco espacio escrito. Dices tanto…, cuentas tanto con tu ágil prosa que se debe leer el texto varias veces y, en cada una de ellas, encuentras novedades que poseen en una sola palabra un sentido nuevo, una interpretación novedosa, una metáfora propia de quien pareciese haber vivido esta narración, esta relato que crea una leyenda tan inquietante como la desesperación de la madre y el silencio de los vecinos. Una imaginación portentosa para una prosa tan espléndida como segura y motivadora. Mi más sincera felicitación.

    Un fuerte abrazo, querida Pilar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Antonio, me sacas los colores de que manera :) pero te cuento que la imaginación no es portentosa, sucede que se escapa, va por libre y bueno..., supongo que más o menos a todo el mundo le ocurre. Siempre me haces unos comentarios tan halagadores y sosegados que me desmontan y no sé ni como darte las gracias...Un abrazo grande, Antonio.

      Eliminar
  16. Excelente.
    Me ha atrapado de principio a fin.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuánto me alegra leerlo viniendo de quien tanto admiro por la capacidad de síntesis. Besos

      Eliminar
  17. Este relato me ha gustado especialmente Pilar. Esta cargado de sensaciones, ambiente y olores. Magistralmente redactado, como siempre y muy evocador. Su mejor amigo, el mar, se convierte en su peor enemigo. Realidad de la vida misma. Felicidades

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eva, como costera, sabes que el mar es imprevisible. Se revira cuando menos lo esperamos. Me complace que te haya gustado y mucho más que estés de vuelta por el pequeño gran mundo bloguero

      Eliminar
  18. Un gran escrito amiga que buen relato hay para todas las emociones muy entretenido.

    Un gran abrazo feliz fin de semana gracias por tu agradable visita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me complace que pasaras unos minutos entretenida con mi relato. Un abrazo y feliz semana para ti también

      Eliminar
  19. Respuestas
    1. Bienvenido Ricardo y gracias por comentar. Un abrazo

      Eliminar
  20. Dicen que nadie le gana a la tierra, cuando una calamidad natural sucede es muy dificil de controlar los resultados, hermoso texto, llega al corazon e invita a la solidaridad con aquellos que si vivieron esto...en la vida real.
    saludos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Imposible luchar contra los elementos, ni siendo la Armada Invencible como dijo Felipe II. Por otra parte, Patricia, has puesto el dedo en la llaga al rememorar a todas esas personas que el mar les arrebató a quienes amaban. Saludos

      Eliminar
  21. Dibujas el relato en un oportuno claroscuro que viene y va arrastrando cualquier objeto de la orilla. De principio a fin atrapas al lector sin posibilidad de escape.
    Extraordinario, Pilar.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pedro, me ha gustado la apreciación de claroscuro para aplicarla al comportamiento del mar. Muy agradecida por tu comentario. Un abrazo

      Eliminar
  22. Una película de suspense y mistério.
    Impresivo el final.... un verdadero cuento de Hitchcok!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :) Hola Integral ¡ya quisiera yo tener el 0,5% de Hitchcok

      Eliminar
  23. Querida Pilar: ¡¡¡Magnífico de principio a fin!!!!
    El mar que tanto da, y en este caso que tanto ha robado.

    "Justo el momento en que antes de envolverse para elaborar el ataúd de su propia muerte mostraba el níveo esplendor de su mortaja".
    Logras unas imágenes tremendas que a mí me han econgido el corazón. Me encanta leerte.

    Un abrazo enorme!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Malena, tantas veces lo hemos vivido por estos lares pero, parafraseándome en el tuyo...,

      "Justo el momento en que antes de envolverse para elaborar el ataúd de su propia muerte mostraba el níveo esplendor de su mortaja"

      Quizás fuera una razón de peso. Me alegra que te gustara.
      Un abrazo grande.

      Eliminar
  24. Me ha encantado, como siempre, este relato lleno de intriga y sorpresa constante.
    Ya estoy, de nuevo, en Poesíayvivencias...¡¡¡Gracias por estar siempre ahí y por tus muestras de cariño e implicación!!!...Eres un Encanto.
    Abrazos y besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pedro, pues me alegro mucho de que te gustara y de que te hayas incorporado al mundillo otra vez. Encanto tiene Ud en sus palabras, caballero! :) Un abrazo

      Eliminar
  25. Estupendo relato, que atrapa de principio a fin.
    El mar, que da vidas y tantas otras arrebata..

    Gracias por tu visita.
    Un abrazo.
    Pilar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida, Ojos de la Niebla. Agradezco tus palabras y ya nos seguimos leyendo. Un abrazo.

      Eliminar
  26. Impresionante relato. Enhorabuena

    un abrazo

    fus

    ResponderEliminar
  27. Tristísimo relato este del mar que se lo traga todo cuando de enfurece con toda su fuerza, porque al igual que puede ser precioso, en
    ocasiones es cruel y mortal y hay que tenerle mucho respeto.

    Muy bien contado, hasta el punto de extremecer.

    Besicos.

    ResponderEliminar
  28. Diría surreal, como para Dalí: la ola marina de una pintura, saliéndose de su cuadro, como en una película de Woody Allen o de Kurosawa.
    Un abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
  29. ¡Te he visto! en la esquina de los que me siguen en mi blog, ¡sorpresa! alguien nuevo.
    He leído tu post, crudo, trágico pero muy real, son miles los que se lleva, y otros tantos los que deja rotos, mucho, mucho dolor, sobre todo cuando es gente joven, no quiere decir que los demás no duelan.
    Su fuerza es inmedible, hay que visitarlo con gusto pero con mucho respeto, ¡en fin!, ahí estaba y estará, y seguirá llevándose, no como una cuota, sino porque siempre habrá alguien que se sienta fuerte, más que él.

    ResponderEliminar
  30. Triste desde luego, pero está tan bien escrito que merece la pena que resbale una lagrima. Abrazos

    ResponderEliminar
  31. Un relato para leer un par de veces, tiene misterio, como el mar. También la metáfora de lo pequeño que somos. Un texto bien escrito y descrito, como una pintura de palabras.
    Besos amiga.

    ResponderEliminar
  32. Qué triste historia, Pilar!!!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  33. Es un relato tan triste como hermoso y original. Enhorabuena. Besitos alados.

    ResponderEliminar
  34. Tus historias me atrapan como un imán, Pilar. Pero qué buena escritora eres niña!
    Aunque te diré que tengo un hijo que practica surf y no he podido evitar acordarme de él, :)
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  35. Hola, Pilar:

    Tiene el surrealismo mágico del Macondo de García Márquez y de las pinturas de Dalí.... Muy bueno.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  36. Muy poético en esa prosa tan especial, con esas imagenes que calan el alma.Como siempre,un placer leerte!

    ResponderEliminar
  37. SIN DUDAS ES UN RELATO TRISTE... PERO EN EXTREMO HERMOSO, MUY LLENO DE UN SURREALISMO FANTASTICO.
    SALUDOS
    CARLOS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. YA LO HABIA LEIDO PERO TUVE QUE HACERLO OTRA VEZ.
      SALUDOS
      CARLOS

      Eliminar
  38. Te he leído dos veces, la primera detenidamente, la segunda como suelo hacer cuando lo que leo me impacta, apoyo los codos sobre el escritorio, me tomo la cara con mis dos manos, me acerco a la pantalla y recorro las letras una a una, lentamente, como para sentir lo que ha sentido el autor al momento de escribirlo y poderosamente también he logrado percibir ese olor a mar, pero esta vez llenando el espacio de frío y el sonido de una gran ola rompiendo en el arrecife, seco, crujiente...
    Que te puedo decir que no dijeran antes los demás, solamente que logras de momento en mi, esa angustia de Leonarda como pacto eterno con el mar.

    Dios, Pilar...

    Abrazos miles y me alegra tanto leerte.

    P.D: No sé por qué no actualizó tu blog???

    ResponderEliminar
  39. Impresionante historia, llena de intriga, y un poco triste.Un ABRAZO

    ResponderEliminar
  40. Hola Pilar,
    es una gran historia, conmovedora, toca un tema que casi nadie se anima a tocar por lo angustioso y lo has hecho de manera magistral. El mar fascina pero tambien me impresiona, me provoca cierto temor su gran poder inmanejable..
    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  41. Linda história. Gostei e vou ficar.
    Vivi
    http://esquecimedeviver.blogspot.pt/

    ResponderEliminar
  42. me atrapó de principio a fin uuffff profundo ehhh un saludo desde mi brillo del mar

    ResponderEliminar
  43. Tanatos y Eros nuevamente hacen de las suyas. La obsesión de ir y saborear los efectos del placer penetrar al mar en su íntima expresión... las olas. Inimaginable el perder el miedo y atreverse a desafiar al monstruo acuoso de melena blanca y no escuchar su plañir que lleva el viento.La muerte entre agua, como en el inicio de la vida en tu magnifico relato Pilar. Un placer agridulce ha sido mi lectura.

    ResponderEliminar
  44. Adorei o que li...vou voltar e já deixo o meu lugar marcado!
    Bjs
    Maria

    ResponderEliminar
  45. HOLA PILAR,REALMENTE ME GUSTÓ DE GRAN MANERA TU SITIO,HE QUERIDO PONERME DE SEGUIDOR ,PERO NO HE PODIDO,IGUALMENTE TE VISITARÉ
    UN SALUDO DESDE LA PATAGONIA

    ResponderEliminar
  46. Gracias por tu amabilidad al dejarme tu sentir,vuelve cuando quieras,tienes las puertas abiertas y serás bien recibida ^_^

    Besos y abrazos de buenas noches!!

    ResponderEliminar
  47. Felicito el dominio que tienes para elaborar con los tiempos precisos un buen relato. Me gusta el mar, observarlo; pero me provoca pánico cuando intentan desafiarlo. Esos chicos que ingresan con sus tablas jugando con las olas, saben que existe la posibilidad de un no retorno, aún así insisten. Siempre me he preguntado qué lleva al hombre a desafiar el peligro.
    Besos Pilar

    ResponderEliminar
  48. Es que hay cuadros que son màs reales que el mismo mar.

    Saludos

    ResponderEliminar
  49. HOLA, MUCHISIMAS GRACIAS POR SEGUIR MI BLOG! BIENVENIDA!!!
    aprovecho que tengo luz, va y viene...
    un abrazo fraterno
    lidia

    ResponderEliminar
  50. Hola, Pilar.
    ¡qué fuerte e intrigante tu relato!
    Me ha encantado, la verdad. Dices mucho sin decirlo todo y eso denota que eres una maestra narrado.

    Te felicito y nos seguimos leyendo.

    ResponderEliminar
  51. Pilar te doy la bienvenida como seguidora de mi blog, en él ya has visto que persigo bastantes dosis de materialismo, mucha vulgaridad y una admiración por la técnica consciente y sensible.
    Veo que compartimos el gusto por las lecturas.
    Salud
    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar
  52. Una historia triste, pero muy bien narrada...me ha encantado el momento mágico en que el cuadro se vuelve real, y se desparrama...
    un abrazo

    ResponderEliminar
  53. Nunca es a destiempo... aunque pase mucho tiempo. Yo esperé 20 años y nunca recuperé lo perdido, pero pude perdonar. Porque las personas más desgraciadas, merecen conmiseración, "des" no tienen gracia, no tienen amor, no tienen la capacidad de dar, por eso arrebatan... Además enseñan a no volver a permitirlo a nadie más... Pero sí a no ser tan desdichadas como ellas y a confiar en otras personas, a pesar de la experiencia con ellas, principalmente a creer en nosotros mismos. Si no creemos en Dios, en nuestro yo interior.

    ResponderEliminar
  54. Pilar, tu relato está en perfecta comunión con esa ola petrificada que lo dice todo. La ola que después de erguirse y llegar a su máximo dominio, cae, arrastrando todo lo que está a su paso, puso fin a una vida joven…quizás celosa de su juventud. Una narración estupenda que nos hace sentir el dolor que vive una madre en tales circunstancias. Muy bello todo.
    Abrazos y pases un feliz domingo.

    ResponderEliminar

Gracias por ayudarme a hilvanar :)