viernes, 6 de julio de 2012

Día a día


Enloquecido por la pérdida de mi aire envasado en la duodécima planta de cualquier caja de cemento, busqué la pared verde en los muros del cielo. Ahora me acomodo entre los cálidos colores que adornan el vestíbulo del infierno.


8 comentarios:

  1. ¡Que literario es este escrito! ! ¡Que metáforas! ¡Son impactantes!, y la foto que le acompaña es el reflejo.

    Un abrazo.
    Mercedes.

    ResponderEliminar
  2. Hola Pilar! muchas gracias por tu comentario en mis momentosdecisivos, a los que eres muy bienvenida, y yo te felicito por tu blog al que me incorporo desde ya mismo para seguirte.Preciosa entrada que es la vida misma, momentos muy crudos y con dificultades para unos mucho más que para otros...como siempre, es el cuento de nunca acabar...no aprendemos nada de nada...o quizás alguno aprende más de la cuenta.
    Te dejo mi abrazotedecisivo y buen fin de semana

    ResponderEliminar
  3. Un texto que cala hondo Pilar, qué alegría verte por mi casa, veo que también eres de gran canaria ;))
    Un beso, feliz noche

    ResponderEliminar
  4. Hola Pilar Me incorporo a tu blog, es interesante lo que escribes. Soy Canaria pero vivo desde hace 10 años en Mallorca.
    Un abrazo y feliz comienzo de semana¡¡

    ResponderEliminar
  5. Muy hermoso Pilar, me encanta que des calor a los mas vulnerables para que no caigan en el olvido. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Algo desgarrador lo que has escrito, me conmueve como has usado las metáforas, como colores, para retratar el mundo de la indigencia.

    ResponderEliminar
  7. Fantástica foto. Tu texto, una mirada profunda que lo dice todo, porque los pobladores de los vestíbulos infernales son y están también aquí.
    Abrazos...

    ResponderEliminar

Gracias por ayudarme a hilvanar :)