jueves, 6 de septiembre de 2012

EL PIANISTA


Arropado por una gran ovación, salió al escenario para deleitar a los asistentes con el último concierto de la temporada. Hizo una inclinación de agradecimiento y saludo cuando, desde veintitrés metros de altura, se descolgó una tramoya sobre el cerramiento de madera que devuelve el sonido al público.
                    Por expreso deseo del difunto, el funeral se celebró con el Requiem de Mozart, rodeando la ceremonia de un tono solemne, emotivo e incluso enigmático debido a la trágica muerte.  Los medios de comunicación respetaron el dolor de la viuda que se negó a hacer declaraciones ni a ser acompañada por nadie. “A casa, por favor”, dijo a su chófer, que sin mirar por el retrovisor ejecutó la órden.
                    Tras cerrar la puerta  principal, Teresa sintió como el vacío de la ausencia se introducía por cada poro de su piel. Su amor había nacido al acercarse a la persona inventada e idealizada hasta dejar paso a la persona conocida que la cautivó. Reparó en detalles que hacía tiempo le pasaban desapercibidos. Fotografías de Jacinto con dignatarios recibiendo premios, en otras como pianista invitado de importantes Orquestas filarmónicas, bandejas, placas de plata con dedicatorias...
                    Subió al estudio del maestro. Dos estancias, decoradas en tonos azules, y separadas por unas puertas blancas centrales con cristales biselados. Normalmente, estaban abiertas.  Se detuvo en la primera recorriéndola con la mirada. Después fué acariciando todos los objetos, libros, libretos, tulipas de las lámparas; olfateó los almohadones de su sillón favorito, la bata de seda que usaba para trabajar cómodo, pero las lágrimas contenidas afloraron mientras tomaba varias partituras y las estrechaba contra su pecho.
                    Se dejó  caer sobre un sofá  al leer el título de la primera  composición escrita cuando se casaron. ”Para Teresa”, emulando la bagatella de Beethoven convertida más tarde en “Para Elisa”, salvo que la de Jacinto llevaba la acotación (“Jamás habrá error de transcripción”)  Un gesto de extrañeza se dibujó en su cara  al escuchar los primeros acordes de la obra. Provenían del piano de la habitación contigua. Allí estaba él deslizando sus largos dedos por el teclado y sonriendo a una mujer  que no era ella; esta era joven, elegante, bella.  Con mirada seductora dio unos pasos y se situó a la espalda de Jacinto mientras le acariciaba los hombros y apenas le rozaba el cuello con  los labios. El maestro aceptaba complacido.
                     Teresa no podía creer que la mente le jugara tan mala pasada. Se levantó rápidamente y las partituras se diseminaron por el suelo. Pero al ordenarlas se sumergió en el más  gélido de los azules de la decoración que ambos habían elegido. Entre tantos papeles recogió una fotografía de Jacinto brindando con aquella mujer en el atardecer de una playa exótica. También, una cariñosa carta no enviada y fechada cinco días antes donde concluía: “Elisa, amor mío, no desesperes, después del concierto le pediré el divorcio.”

76 comentarios:

  1. Hola Pilar. No me deja indiferente este relato pues mantiene mi atención desde la primera línea. Una tragica separación sin ser un divorcio. Las sorpresas de la vida a veces nos deja de rodillas ante algunas situaciones.
    Mejor no esperar nada de nadie.

    Un relato bueno, muy bueno.
    Un abrazo enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es mj, nos deja de rodillas. Una obligación es levantarnos. Muchas gracias. Un abrazo!

      Eliminar
  2. Jugarretas del destino...

    A veces, sin querer, entre papeles olvidados se esfuma una vida...

    Magnífico relato Pilar.

    Mi abrazo y un lindo fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El destino está llena de ellas. Muchas gracias. Un abrazo

      Eliminar
  3. ya me imagino lo que sintio al leer esa carta prohibida.
    quizá sus rodillas cayeron como pajaro herido en declive, a una velocidad en la que el piso podria romperlas, pero sin sentir dolor alguno porque en ese momento todo el dolor esta en el corazon, la mente en fondo blanco con dos siluetas bailando y riendose de ella.

    Que decirte amiga Pilar, si tus narraciones inspiran, conllevan a regocijarse o entristecerse o vivir en lo que creemos ficticio algo tan real!!

    Que bien lo haces!! una alegria inmensa compartir letras con alguien tan enorme como tú, en verdad gracias por regalar tan estupendas creaciones!! abrazos inmensos Pi!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Omar, muchas gracias por todo tan suculento comentario aportando la delicadeza de tu visión poética. Un abrazo

      Eliminar
  4. Me gusta el relato, muy pero que muy bueno. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te gustara Carlos. Muchas gracias. Un abrazo

      Eliminar
  5. Sorprendente relato, Pilar. La mentira, la traición, tarde o temprano salen a flote, incluso después de morir. Ojalá no hubiese tenido el accidente... A ella le habría "agradado" escucharlo de su boca. Algo le diría, seguro, pero... no pudo ser. Así también es la vida.
    Me ha gustado mucho.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que si Malena, de entre lo malo, la menos tener la oportunidad de réplica. Muchas gracias Besos!

      Eliminar
  6. Qué bueno!! Me mantuvo enganchada todo el rato Pilar, y no me esperaba el desenlace...
    Me gustó mucho, escribes muy bien.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te enganchara y agradezco mucho tu comentario. Un salduo

      Eliminar
  7. Precioso relato, muy bien escrito e hilvanado. Un gusto haberlo disfrutado.
    Gracias por tu solidaridad con el dolor de mi amiga.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Montse, trato de hilavanar como puedo :) y agradezco tu comentario positivo. Gracias a ti por devolverme la visita. Un saludo

      Eliminar
  8. Vaya final, pobrecilla...
    Me ha encantado entrar en contacto contigo. Visito por primera vez tu blog y me quedo con tu permiso.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rosa, entonces ambas estamos encantadas. Mi mas sincera bienvenida. Gracias por acercarte. Un saludo

      Eliminar
  9. Querida Pilar, mas vale tarde que nunca, eso evita tambien mucho sufrimiento. Muy buen relato, como siempre. Un fortisimo abrazo, guapetona.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Eva, en este caso concreto como le respondía a Malena Millares, la impotencia de no tener derecho a réplica es tremendo. Un abrazo y muchas gracias

      Eliminar
  10. Las descripciones son muy buenas, la ambientación, y ese final imprevisto que te deja bastante cortada, :).
    Eres muy buena en estos relatos que no son muy grandes pero que uno siente que no le falta de nada.
    Un fuerte abrazo, Pilar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Ohma. Trato de que sean lo más cortos posibles y me alegra tu comentario porque siempre me queda la sensación de que no lo consigo :). Un abrazo

      Eliminar
  11. absolutamente magistral, no esperaba este desenlace, pero supongo que se trata de eso, de sorprendernos. Muy bueno.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Ana...el relato surge y se retroalimenta. No hay un final predeterminado. . Un abrazo

      Eliminar
  12. Muy bueno, Pilar. Sorpresa final que nadie espera, como en la vida. Me gustó mucho el desarrollo y ese desenlace que queda sin resolver... ¿Deja de llorar su muerte y llora por su traición o directamente deja de llorar?
    Gracias por regalarnos estos momentos que tanto disfrutamos.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias a ti, a todos los que llegan a este humilde espacio y dejan su comentario...Buena pregunta la que haces...Ahí queda a gusto del consumidor. Un abrazo guapísima :)

      Eliminar
  13. ¡Ufff, que terrible"

    Tus relatos son mágicos, me gustan mucho, siempre me sorprenden.

    No dejes de escribir.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mercedes, no sabes como me estimula el comentario de alguien como tu que eres magia en movimiento y poeta. Muchas gracias. Un abrazo

      Eliminar
  14. Parece que ya domino esto de las dichosas letritas y el numerito ¡Menos mal!, así ya puedo comentarte por aquí.

    ResponderEliminar
  15. Me dejaste con la piel erizada!!!
    La cafetera sonó y me detuve a tomar un sorbo caliente, para poder continuar jajajaja!!!
    El texto, como pieza literaria, impecable!!!
    El texto, como pieza existencial, desgarrador!!!
    Dos lutos de un sólo golpe!! Creo que nadie merece semejante ironía de la vida
    Fue un super placer, leerte!!!
    Besosss Pilar y lindo finde!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gizela,la vida es pura ironía creo. Sabiendo como escribes, tu comentario me deja anonadada :). Muchas gracias y besos.

      Eliminar
  16. Unos personajes cargados de amor eterno o eso creían....Un realato con banada sonora incluida!!
    Pilar, admiro como estás desplegado tu poderosa imaginación.
    Escribe, escribe, escribe....Espero tu nueva entrega
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay genma, no sé si rebelarme por mandarme a trabajar o agradecer tu cariñoso comentario. Un beso enorme amiga,

      Eliminar
  17. ¡Excelente, Pilar! Una narración corta impecable. Como las que te he leído ya, bastantes, posee los elementos justos y en su lugar perfecto: Hecho, consecuencias del mismo con un lirismo delicioso y un final tan sorprendente que el lector no tiene por menos que deducir una gran elipsis temporal a la vez que la protagonista.
    Además, posee la cercanía de la verosimilitud.
    Mi más grata enhorabuena.

    Un fuerte abrazo, Pilar.

    ResponderEliminar
  18. Antonio, cuanto me alegra que te guste y tu análisis que no deja de sorprenderme. Muchísimas gracias.
    Un abrazo grande!

    ResponderEliminar
  19. ¡Qué buen texto, Pilar!
    Me dejé llevar por la historia y los personajes, hasta te podría decir que escuché la melodía del piano.
    Pero no soy de los que analizan los textos, al menos no aquí, simplemente me pareció una pequeña gran obra.
    Un beso.
    HD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno Humberto, los comentarios son a gusto de quien los hace y se agradecen tanto..¿verdad? Me alegra que te gustara. Un abrazo

      Eliminar
  20. Hola, Pilar

    Un relato sorprendente, lleno de matices como las composiciones musicales. Mucha pasión, amor, dulzura y un final inesperado.

    Besotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Dolce!, muchísima gracias por tu comentario. Seguimos viéndonos. Besotes

      Eliminar
  21. Me gusta el vínculo que estableces entre sucesos y comportamientos de los personajes en el contexto de un mundo determinado que construyes con referencias a la cultura musical, costumbres explícitas y a otras sobreentendidas.
    Un relato de gran calidad.
    Enhorabuena, Pilar
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay Pedro ¡me sacas los colores! pero también te agradezco mucho el comentario que haces. Un abrazo

      Eliminar
  22. Nunca conoces del todo a nadie, por mucho tiempo que lleves conviviendo con ella, este relato así nos lo demuestra,
    Quizás el destino jugó a favor de Teresa,que lo sepa aprovechar.
    Besos de gofio.

    ResponderEliminar
  23. Gloria, pues así es...nunca se conoce a nadie del todo. ¿Besos de gofio? ay que me dejas las bembas enharinadas mi niña. Te mando otro de mojo picón (despues la miel :)))

    ResponderEliminar
  24. Un buen relato, Pilar, como el resto de los que te he leído.
    Escribes muy bien, con soltura y elegancia, así que es un placer conocerte y quedarme a tu lado.
    Gracias por tu confianza y recibe un gran abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Isabel, cuanto me agrada que te quedes cerquita. Muchas gracias. Un abrazo

      Eliminar
  25. Sorprendente y te dejo mi humilde opinion ..uno conoce a las personas en dia que dejan de quererse. Besos

    ResponderEliminar
  26. Soledad, también creo que con los malos tiempos es cuando mejor se conoce a quienes tenemos alrededor. Muchas gracias por tu opinión. para mi es muy importante. Besos

    ResponderEliminar
  27. muy buen trabajo narrativo Pilar
    felicitaciones
    uno siempre se hace una idea del otro
    pero la verdad es que ni siquiera nosotros mismos terminamos de conocernos ni de aceptarnos
    somos una constante mutación emocional

    buena semana
    :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Licha, quizás gran parte de la idea sobre el otro es porducto de la idealización. Muchas gracias
      y buena semana para ti también.

      Eliminar
  28. ¿Sabes? Yo admiro la capacidad de hilar dos palabras para construir una historia. A mí se me hace cuesta arriba, aunque lo intento alguna vez.
    Me ha encantado devolverte la visita.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y sabes Huma? Yo admiro a quien dibuja sentimiento con palabras. Muchas gracias, Un abrazo

      Eliminar
  29. Una situación perfectamente posible, un relato perfectamente hilvanado y un final perfectamente real.
    Muchas mentiras salen a la luz, no todas, por suerte. Esa, hubiese sido mejor que que muera con el pianista.
    Un beso grande

    ResponderEliminar
  30. Ay james, se hubiera convertido en un relato rosita ¿no?. Muchas gracias por tantos halagos ¡me sonrojas!. Un beso también.

    ResponderEliminar
  31. Qué gran entrada!!! Jamás imaginó que el destino también sabe jugar. Me ha encantado cómo lo has escrito. Besos, Pilar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El destino es puñetero, sí :) Muchas gracias Aurora. Besos

      Eliminar
  32. Que buena publicaciòn narrativa, me ha gustado mucho.


    un fuerte abrazo


    fus

    ResponderEliminar
  33. Querida Pilar, desde este momento formas parte de los blogs enlazados. Tu blog es un encanto y pozo de buena literatura personal.

    Un fuerte abrazo, querida Pilar.

    ResponderEliminar
  34. Antonio, ¡menudito honor! Muchísimas gracias. Un abrazo enorme!

    ResponderEliminar
  35. gracias por tu huella
    buen fin de semana

    ResponderEliminar
  36. Bien llevado el suspenso, para rematar el final con una sorpresa. No siemp´re por ser buen pianista, se es fiel. Un beso. Carlos

    ResponderEliminar
  37. Así es la vida. Siempre te sorprende como sorprendes tu con tu final de relato.
    Un gusto visitarte Pilar

    Ya estoy de vuelta. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy contigo Daniel. La vida es una cadena de sorpresas. Muchas gracias. Un abrazo

      Eliminar
    2. Estoy contigo Daniel. La vida es una cadena de sorpresas. Muchas gracias. Un abrazo

      Eliminar
  38. Un relato de sorpresivo final, de esos que hieren. Y al personaje lo han herido de gravedad. Con este relato puede una formularse preguntas: ¿que es peor, enterarse de una infidelidad en vida o tras el dencanso eterno del amado/da?
    Excelente relato, Pilar. Es la primera vez que te visito, estuve ojeando tu blog. Me ha gustado, con lo cual, si me lo permites continuaré visitándote y al tanto de tus nuevas entradas.

    Un abrazo

    FINA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay heridas que tardan en cicatrizar y ésta es una. Muchas gracias y siéntete bienvenida. Un abrazo

      Eliminar
  39. Magnífico relato con una conseguida atmósfera de romanticismo y misterio...

    ResponderEliminar
  40. Descubro tu blog, y me gusta lo que he leído, has escrito un bello relato, me quedo descubriendo más entradas.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  41. Terrible relato, creo que descubrir cosas después de la muerte, debe ser lo peor que puede pasarle a alguien. Sobretodo por aquello de que no hay muerto malo. Lo importante aquí es la soltura con que has hilvanado esta historia. MI aprecio y admiración para ti, como siempre.
    Besos.

    ResponderEliminar
  42. Rubén, nunca había oído esa expersión de que no hay muerto malo. ¡cuanta razón llevas! y que faena eh.
    Aprecio y agradezco tu comentario. Besos

    ResponderEliminar

Gracias por ayudarme a hilvanar :)