jueves, 4 de febrero de 2016

ME LLAMAN LOCO

Olvidé girar la llave cuando cerré la tienda para cuadrar las ventas del día. Al rato, no sé por qué, sentí la presión de una mirada. Levanté la vista y encontré a un hombre enjuto, de avanzada edad y vestido de mago que me observaba fijamente. Pese a estar cercanas las fiestas de carnaval, la barba blanca parecía natural. Le ofrecí la recaudación, consciente de que era un atraco. No contestó. Hice un barrido con la mirada, alrededor de la tienda, por si estaba siendo víctima de una estúpida broma.
          Al fin me contó  que había extraviado su mente y cabía la posibilidad de que la hubiera dejado en mi tienda. Le pregunté si se encontraba bien, pero muy ofendido respondió:
          —¿Me está usted tomando el pelo…? Mire usted, caballero, cuando desperté de la siesta me di cuenta de la pérdida. Estoy haciendo el mismo recorrido de esta mañana, y aquí fue el último lugar donde estuve antes de llegar a mi casa. ¿La ha visto usted, o alguno de sus empleados?
          Otra vez me quedé sin palabras. Tras un silencio interminable en que temí por mi vida, dio media vuelta, caminó tres pasos hacia la salida, se giró de nuevo hacia mi, y con mirada conciliadora me dijo:
         —Bueno… quizás la haya dejado en el trastero... no pretendo que pague usted mis despistes —esbozó una sonrisa—. Debo irme, pero por favor no le diga a nadie que me ha visto. Imagine que pensaría la gente si supiera que Dios ha perdido el juicio.
          De nuevo me quedé desconcertado; su mirada y la manera en que pronunció las últimas palabras me resultaron convincentes. Ahora me llaman loco.

© Pilar Cárdenes

25 comentarios:

  1. Yo no, nunca le llamaría loco. Un relato-historia-cuento genial, logras sorprenderme siempre. Saltos y brincos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :) Y tu siempre tan amable. Muchas gracias, Ester

      Eliminar
  2. Yo también me he quedado sin palabras con tu interesante relato Pilar.
    Un final extraordinario que no se espera, y que creo se puede interpretar de varias formas, pero yo no voy a decir por si después me llaman loca...:-)
    Me encanto leerte.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero no te cortes, Elda.
      Me encantaría saber esas interpretaciones.
      Muchas gracias y un abrazo.

      Eliminar
  3. Muy bueno, reflexivo y filosófico relato. Con un final, ciertamente, inesperado.

    Te felicito, Pilar

    Un abrazo

    Fina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Fina, me alegra que te gustara.
      Un abrazo

      Eliminar
  4. Surrealista pero no desencaminado... aun en clave de humor no deja de transmitir un mensaje. Tus letras... un placer para los sentidos.

    Mil besitos, Pilar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, Auroratris, las locuras suelen ser o parecer surrealistas.
      Gracias y un abrazo.

      Eliminar
  5. Joder, que bueno.... uno como yo eh????

    https://www.youtube.com/watch?v=6x90V1Js9wY

    :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Toro, menudito honor que mi personaje se te pareciera...
      ¡Bendita locura!
      :)

      Eliminar
  6. Me he quedado literalmente con la boca abierta al final, y lleva a muchas interpretaciones sí, muchas.

    Mi abrazote, Pilar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entre palmeras, entonces deja que tus dedos expresen alguna de ellas :) Me gustaría!
      Un abrazote

      Eliminar
    2. Pues allá va eso...

      Para mi, la más importante es que los despistados somos nosotros, mejor es ver por dónde dejamos la nuestra.

      Empezando por la mía, que se me da unas perdidas intencionalmente cuando se rumora que Dios tiene Alzheimer, y hay que tirarle las culpas del descalabro de mundo que estamos dejando.
      Hay tantos cuerdos que se creen Dios, uffff.
      Sigo???
      Porque ya ni sé por dónde voy ni qué digo, pero tú me entiendes, verdad.
      Me pongo como Cantinflas, es parte de mi locura.
      AbrazOte y linda semana

      Eliminar
    3. Pueeesss, muchas gracias, Mayra, ahora toca procesarlo. :)
      Abrazote!

      Eliminar
  7. **un guión como este,
    y el 'Truman' se queda sin 'Goyas...
    **una vez vi cómo un dios vestido a lo satanás calculaba la distancia hasta desde el puente a la pradera.
    acabó por saldar sus cuentas y se arrojó al vacío.
    Jamás despertó del sueño**

    la cordura intranscendente!!

    genial


    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y un cuento como el tuyo lo acompañaría ¿aceptas? :)
      Gracias P MPilar. Besos

      Eliminar
  8. Un texto entretenido y desenfadado. De los que gusta leer.

    Un abrazo, Pilar.

    ResponderEliminar
  9. El final es cojonudo, ya que no se lo espera uno.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te gustara el final, Rafa. Besos

      Eliminar
  10. Pilar, nunca sabremos dónde dejó la mente tu personaje... un reto siempre para los que nos cuestionan casi cualquier cosa. La sensación de miedo al no tener respuesta el interlocutor, me ha parecido impresionante. Punto álgido en mi lectura. Gracias Pilar por compartir tu imaginario exquisito.

    ResponderEliminar
  11. Perfecto,es un relato redondo y sorprendente!
    Gracias de paso por tu comentario en mi blog! Estuve ausente hasta ayer! Un besazo!

    ResponderEliminar
  12. Dejando un abrazOte por acá.

    Linda semana, Pilar

    ResponderEliminar
  13. Muy bueno!

    Todos estamos un poco locos, o loscos por completo. Tal vez tampoco fuera Dios, podría ser un vecino que está envejeciendo y anda buscando eso que cuando empieza a perderse es fatal. La memoria.

    Saludos, un gusto visitarte.

    ResponderEliminar
  14. Me encantan las historias que me llevan a leer un texto más de una vez hasta encontrarle el sentido del autor, Y el sentido que le doy yo. Precioso!!!
    Que esa imaginación divina siempre encuentre una fuente de inspiración

    ResponderEliminar

Gracias por ayudarme a hilvanar :)