miércoles, 24 de junio de 2020

BORRACHERA

Como una travesía bíblica en el desierto pasaron cuarenta días, con sus correspondientes noches, sin que la población saliera de sus casas. Desde mi ventana disfrutaba los primeros rayos de la alborada abriéndose paso en el horizonte. Luego regresaba a la cama para escuchar la alegría de los pájaros y hasta el canto lejano de algún gallo. 
El día parecía discurrir tan deprisa que la oscuridad se echaba encima antes de lo que hubiera deseado. Sin embargo, también era un placer contemplar la ciudad silenciosa de ojos chispeantes mientras ocurrían a saber qué historias en tantos hogares. Una de esas noches observé la felicidad de los edificios..., se contoneaban borrachos de luna llena.

Acrílico 50x20
© Pilar Cárdenes 

10 comentarios:

  1. Qué bonitas estas metáforas que usas en tu hermoso relato, donde observas lo bueno que trajo estos cuarentas días repletos de silencio, y donde tanto se benefició la naturaleza y los animalillos terrestres y voladores.
    La verdad que si no hubiera sido por la desgracia de tantas familias, la tranquilidad en las grandes ciudades era hermosa.
    Me ha encantado esa serenidad que trasmite tu escrito Pilar.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Elda! Sí, mejor quedarnos con lo bueno. Por entonces corría el mes de abril y no imaginaba que el estado de alarma durase hasta junio....
      Me alegra saber que estás bien y agradezco tu generoso comentario.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Pues muy interesante, los edificios, reinando en las calles, sin la molestia de los humanos. Este confinamiento nos ha descubierto sensaciones, fauna y recursos internos.

    Muy adecuado a esta pandemia. Un abrazo, y por un jueves amable

    ResponderEliminar
  3. Hola querida Pilar.

    Tampoco imaginé que cuando decretaron el estado de alarma y vamos a estar tanto tiempo encerrados. Has definido muy bien la situación a través de tu texto. De todo lo malo hay que intentar sacar experiencias positivas. Y ese silencio o el cantar de los pájaros ha sido algunas de las mejores cosas que nos han pasado. La naturaleza también se ha tomado un respiro. Ojalá podamos aprender algo de lo ocurrido porque antes o después las pandemias volverán.
    Un cálido abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Miguel! Si ese respiro de la tierra tan herida fue muy gratificante. Pero no estoy tan segura de que todos hayamos aprendido... Me alegra saber que estás bien y agradezco tu comentario. Bueno, volvemos a leernos 😊.
      Un abrazo grande y feliz verano

      Eliminar
  4. Has reflejado muy bien una situación que se ha hecho tan larga y triste.
    Mucha suerte.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Amalia. Ahora toca disfrutar de tantas cosas a las que no dábamos importancia. Cuídate!
      Besos

      Eliminar