miércoles, 3 de julio de 2019

EL SUEÑO DE LA SEPIA

En el punto álgido de la enfermedad, Pedro ya no escuchaba ningún consejo sobre lo que debía hacer o no. Marina conocía la dolencia de su amigo. Supo que poco a poco percibiría que sus palabras se irían alejando… Y Pedro se introdujo en un sueño espeluznante; un sueño donde una espesa bruma de color marrón claro y matiz rojizo lo envuelve todo, aunque siente los pies sumergidos en el agua. Personas y cosas solo se diferencian por las aristas y un escaso relieve. 
La desolación es tan enorme, penetrante y real que Pedro toma conciencia de que difícilmente saldrá de ese mundo. Marina no se aparta de su lado. Aguarda preocupada. Desearía hacerle llegar unas alas transparentes para que emprenda el vuelo, dejando atrás una pesadilla que jamás olvidará… Pero las horas caen y se amontonan hasta que llega la noche para asesinar al día. Marina duda que regrese. Ambos sufren la misma desesperación… Quizás nunca debió pedirle que escribiera “El sueño de la sepia”. 
©Pilar Cárdenes
           A Olga Correas. Suyo es el título.

26 comentarios:

  1. Qué bien logrado desde la onírica mítica, este cuento. Un abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
  2. Muy logrado. El título bien merecía una entrada. Agonizar será lo último que hagamos, y dormir, tal vez soñar con unas sepias diluyéndose en la sustancia acuosa

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Un buen título para un duro, y conmovedor relato. La agonía, el fin de los dias, y el sumergirse en el último sueño está perfectamente descrito. Así también como la amistad, y el acompañamiento a nuestros seres queridos.
    Un abrazo Pilar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que sí, Miguel. Elvalor de la amistad no tiene precio.
      Un abrazo

      Eliminar
  4. Nos convences y haces partícipes de la agonía, de la entrega y la amistad. Y al final nos despiertas. A veces las historias se escriben empezando por el final, la tuya ha nacido de un titulo. Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, en realidad las historias pueden partir de cualquier cosa y lugar del relato. O eso creo. Un abrazo

      Eliminar
  5. Qué bien lo escribes, tanto que haces sentir los momentos angustiosos de ese desenlace. Una gran y espectacular imaginación tienes, para partir de ese título.

    Un placer y un abrazo Pilar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Elda. El título me pareció tan espectacular que sobre la marcha lo escribí en el móvil sin detenerme a pensar. Cuando lo leí al día siguiente, me gustó y lo publiqué.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Sobrecogen esas últimas horas. El acompañamiento es esencial para tal desenlace... Perfecto el relato.
    UN ABRAZO PILAR

    ResponderEliminar
  7. Muy bien descrito. El relato refleja muy bien esa angustia.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. awesome article.
    thanks for sharing and have a nice day

    ResponderEliminar
  9. No das puntada sin hilo y siempre consigues sorprenderme.
    Una maravilla Pilar
    Muchos besos!!!

    ResponderEliminar
  10. Un título llamativo. Argumento interesante y un final fabuloso.

    Me encanta tu narrativa.

    ResponderEliminar
  11. Qué duro y a la vez qué gratificante tener con quien compartir esas últimas horas...

    Un saludo, Pilar.

    ResponderEliminar
  12. Hacen falta muchas Marinas.
    Cada vez más.
    No sólo para los que agonizan.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hacen falta y haberlas, haylas. Aunque el desconocimiento de ser Marinas, sea una de sus características.
      Besos

      Eliminar
    2. Te felicito.!!!
      Un saludo desde Almería

      Eliminar
  13. El título invita a dejarse llevar, y de tu mano hemos hecho un viaje por un relato emocionante y tremendo.
    Me ha encantado!
    Volvemos a leernos!!

    ResponderEliminar